lunes, 31 de agosto de 2009

Palabras de sabiduría


He aquí una serie de frases que han pronunciado distintos sabios y personajes históricos a lo largo del tiempo, y que ha pesar de que fueron expresadas en otra época, ya muy lejana, no han perdido vigencia. Casi todas hacen referencia a valores morales o virtudes; aspectos de nuestra vida que no podemos permitir que pasen de moda, sino todo lo contrario, debemos seguirlos cultivando para que se fortalezcan y no se desvanezcan ante nuestros ojos.

1. El que prescinde de un amigo es como el que prescinde de su vida. Sófocles

2. El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro. Benjamín Franklin

3. Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas. Abraham Lincoln

4. La ocasión hay que crearla, no esperar a que llegue. Francis Bacon

5. La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. Víctor Hugo

6. No está bien ocultar la propia ignorancia, sino descubrirla y ponerle remedio. Heráclito

7. El apresuramiento es parte del fracaso. Heródoto

8. Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrarse del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia. Esquilo

9. La primera obligación del hombre es ser feliz y la segunda hacer feliz a los demás. Mario Moreno (Cantinflas)

10. El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere sino en querer siempre lo que se hace. León Tolstoi

11. El trabajo aleja de nosotros tres grandes males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad. Voltaire

12. El que sabe hablar sabe también cuando callar. Arquímedes


sábado, 29 de agosto de 2009

PELEA ENTRE DOS LOBOS...

Este video se explica por si solo. Todos los seres humanos tenemos la opción de tomar el buen camino o el mal camino. Es cuestión de decisión. ¿A cual lobo quieres alimentar?

miércoles, 26 de agosto de 2009

Crecer sin perder la gracia y la autenticidad


¿Por qué para crecer muchas personas renuncian a la gracia y la autenticidad que las han caracterizado? Esta es una pregunta que prefiero dejarla abierta y que cada persona que lea esto, piense en alguien que haya experimentado cambios importantes en su vida por haber cambiado de estatus o si después de viajar a lo profundo de su conciencia, considera que este es su caso.

Si es así, sería muy interesante hacer el siguiente ejercicio frente a un espejo sin ninguna compañía, sin ninguna prenda de vestir, es decir, sin lazos ni ataduras que crean las prendas y formularse las siguientes preguntas:

1. ¿Soy mejor monje porque tenga mejores hábitos puestos?

2. ¿Me vuelvo más creíble ante los demás cuando me cubro con mejores prendas?

3. ¿Es lo que llevo puesto lo que hace la diferencia del que está frente al espejo y el que sale a la calle con un aire casi como si se tratara de un ser extraterrestre?

4. ¿Por qué hay que perder la gracia y dejar de ser auténtico? ¿Simplemente porque un golpe de suerte o el azar de la vida te trajo un cambio?

Frente a ese espejo prométete que nunca cambiarás, ni tampoco dejarás de ser auténtico. Cuando el nuevo estatus adquirido te lleva a cambiar, pierdes una parte de tu belleza interior, y te apegas a cosas tan pasajeras y transitores como son los bienes materiales y el afecto y simpatía que te genera la nueva posición en que te encuentras, no por lo que tú significas.

No te incorpores al ejército de los vanos; aprópiate de las cosas que te corresponden, pero no te apegues a ellas. Recuerda que ese don regalado por Dios, que es la Vida, es transitorio y que en un abrir y cerrar de ojos todo puede cambiar.


lunes, 24 de agosto de 2009

El respeto al derecho ajeno es la paz


Me he atrevido a tomar prestada la frase de Benito Juárez para dar título a este artículo, porque la misma encierra una gran verdad, y sobre todo porque su significado permanece vigente en nuestros tiempos, aún habiendo transcurrido 137 años de su desaparición física.
Se está dando desde hace un buen tiempo un fenómeno bastante desagradable, por cierto, de falta de respeto, fruto de la pérdida de valores, la falta de educación y la descomposición social propia de la época en que estamos viviendo.
Cómo no vamos a tener guerras y conflictos cuando se irrespetan los derechos de los demás, se invade el espacio ajeno, ya no nos importa un comino la opinión del prójimo, ni mucho menos su bienestar. Solo pensamos en nosotros, en nuestras necesidades y en llevarnos el mundo por delante sin importar a quien se pisotea, a quien faltamos al respeto o a quien agredimos.

Un ejemplo sencillo es la forma de conducir en las calles de nuestro país, donde cada día vemos que se pasan por alto las señales de tránsito como si solo fueran un adorno, poniendo en riesgo su propia vida y la de los demás. Otro ejemplo aún más grave es el irrespeto a la vida de los seres humanos, pues vemos con frecuencia en las noticias como las personas se matan unas con otras porque simplemente no estuvieron de acuerdo en algún punto, o simplemente porque un vehículo rozó otro.

Lo malo del caso es que nadie hace ni dice nada, y peor aún, en el núcleo principal de la sociedad, que es la familia, es el primer lugar donde no se están fomentando los valores morales y la mala educación se está evidenciando en los seres humanos desde niños.
En la cadena de formación de un ciudadano hay algunos eslabones sueltos. De esos eslabones, el que está en manos de la familia parece que se le ha distanciado. De ahí que esa pérdida de valores, en ese que podemos definir como el gran primer eslabón, se ha salido de control.

La libertad es un gran valor, pero hay que saber hacer uso de ella, para no caer en el libertinaje.
¿No crees que si aprendiéramos a respetar las diferencias individuales, las opiniones ajenas y los espacios de los demás, nuestro mundo fuera otro, diferente, mucho más armonioso?
¡Rescatemos este valor, que es esencial para poder convivir en una sociedad civilizada!!!

viernes, 21 de agosto de 2009

Color Esperanza

Disfrutemos de esta bella canción de Diego Torres, quien siempre nos alegra y nos inspira con sus letras y música. Es una forma de recordar que debemos albergar siempre la esperanza de que vendrán tiempos mejores y de que nunca debemos rendirnos, a pesar de los obstáculos.
Feliz Fin de Semana!

jueves, 20 de agosto de 2009

Parábola del Sembrador


Hoy comparto este mensaje que recibí, cortito, pero con una increible profundidad, para invitarnos a la reflexión.

¨Como en un sueño de felicidad entró un joven en una tienda donde el vendedor era un ángel. Preguntó que es lo que se vendía allí, y el ángel le contestó que de todo. Entonces el joven pidió que le sirviera el fin de las guerras, la fraternidad entro todos los humanos, el amor para las familias, la unión entre todas las Iglesias...

¨Perdona, joven - le dijo el vendedor - aquí no vendemos frutos, sino sólo semillas¨.


Con esto queda entendido que para poder consechar los frutos maduros y jugosos que deseamos obtener en la vida, tenemos que sembrar primero. Para poder recibir, tenemos primero que dar.

miércoles, 19 de agosto de 2009

El helecho y el bambú

Quiero compartir esta hermosa historia, que pone de manifiesto dos valores fundamentales para triunfar en la vida: la perseverancia y la paciencia. Vamos a tomar esta enseñanza y apliquémosla a nosotros mismos, y recordemos que todos tenemos una misión especial en la vida y que somos únicos.

¨Un día decidí darme por vencido. Renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi espiritualidad. Quería renunciar a mi vida. Fui al bosque para tener una última charla con Dios. "Dios", le dije. "¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?" Su respuesta me sorprendió." Mira a tu alrededor", El dijo: "Ves el helecho y el bambú?" "Sí", respondí. "Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di luz. Les di agua. El helecho rápidamente creció. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salió de la semilla de bambú. Sin embargo no renuncié al bambú. En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante. Y nuevamente, nada creció de la semilla de bambú. Pero no renuncié al bambú." Dijo Él. "En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú. Pero no renuncié." Me dijo. "En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú. "No renuncié" dijo.

"Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra. En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante. Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura. Se la había pasado cinco años echando raíces. Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir. "No le daría a ninguna de mis creaciones un reto que no pudiera sobrellevar" Él me dijo. "¿Sabías que todo este tiempo que has estado luchando, realmente has estado echando raíces?" "No renunciaría al bambú. Nunca renunciaría a ti. No te compares con otros" Me dijo. "El bambú tenía un propósito diferente al del helecho, sin embargo, ambos eran necesarios y hacían del bosque un lugar hermoso".

"Tu tiempo vendrá" Dios me dijo. "¡Crecerás muy alto!" "¿Qué tan alto debo crecer?" Pregunté. "¿Qué tan alto crecerá el bambú?" Me preguntó en respuesta. "¿Tan alto como pueda?" Indagué. Espero que estas palabras puedan ayudarte a entender que Dios nunca renunciará a ti. Nunca te arrepientas de un día en tu vida. Los buenos días te dan felicidad. Los malos días te dan experiencia. Ambos son esenciales para la vida. Continúa.

La felicidad te mantiene Dulce, Los intentos te mantienen Fuerte, Las penas te mantienen Humano, Las caídas te mantienen Humilde, El éxito te mantiene Brillante. Pero sólo Dios te mantiene Caminando...

lunes, 17 de agosto de 2009

Más agua y menos oro


Todos recuerdan el cuento del rey Midas, que tenía un gran defecto; quería para él todo el oro del mundo. Un día el rey Midas le hizo un favor a un dios. Ese dios como recompensa, le dijo que le pidiera un deseo, que él se lo concedería.

Quisero que se convierta en oro todo lo que toque, dijo Midas. El dios le dijo ¡Qué deseo más tonto Midas!, eso te puede traer muchos problemas, piénsalo bien. Midas le dijo, -mi dios, eso es lo único que deseo.-

Así será, tu deseo ha sido concedido. Todo cuanto tocaba se convertía en oro, la ropa que llevaba puesta, la puerta de su casa, hasta el perro que salió a saludarlo se convirtió en una estatua de oro.

A Midas comenzó a preocuparle esa situación. Lo más grave fue que cuando quiso comer, todos los alimentos se convirtieron en oro. Entonces Midas no aguantó más y volvió donde su dios para que le diera marcha atrás, porque si las cosas seguían así moriría de hambre y sed. El dios lo envió a un río para que se sumergiera en él durante un largo rato. Cuando salió del río, tocó las ramas de un árbol y esta siguió igual. Midas era un hombre libre. Desde entonces, el rey vivió en una choza construida por él en el bosque, donde murió tranquilo.

Poseer una buena fortuna ganada trabajando o por cualquier vía lícita no es malo; el problema es no poner una parte de ella al servicio de los demás y de paso llegar al envilecimiento.

No creas que la perpetuidad y trascendencia de tu nombre te la dará el dinero en vez de las buenas obras que realices.

No hay que renunciar como el rey Midas, pero tampoco acumular tanto oro que puedas morir de hambre. La exposición al oro puede llevar a la pérdida de cosas tan preciadas como la propia familia y los verdaderos amigos, no los circunstanciales, que cuando estás en la cumbre te aplauden aunque digas payasadas. Estos no te aplauden atí, aplauden tu oro. Cuando pierdes ese oro y pasas a vivir en una choza, como dice la canción, no dan la hora ni siquiera de un triste reloj.

viernes, 14 de agosto de 2009

Vive, Ama, Sueña


Acabo de recibir este mensaje, sin título y sin firma de autor, pero con un mensaje tan hermoso, que debo compartirlo para cerrar la semana con optimismo y esperanza. Espero que les guste tanto a ustedes como a mí. Me tomé la libertad de ponerle un título.


No te subestimes comparándote con los demás. Todos somos diferentes y cada uno es especial.No establezcas tus objetivos de acuerdo con lo que otros consideran importante. Sólo tú sabes qué es lo mejor para ti. No des por sentado aquello más cercano a tu corazón. Aférrate a eso como a la vida, ya que sin eso la vida carece de sentido. No dejes que esa vida se te escape de las manos por vivir en el pasado o por pensar en el futuro.


Si vives tu vida de un día por vez, vivirás todos y cada uno de los días de tu vida. No te des por vencido cuando todavía tienes algo para dar. Nada está realmente terminado sino hasta el momento en que dejas de intentarlo. No temas reconocer que no eres perfecto. Ese es el frágil lazo que nos une a los demás. No temas enfrentar riesgos. Es precisamente asumiendo riesgos que aprendemos a ser valientes. No dejes el amor fuera de tu vida y no digas que es imposible de encontrar. La forma más eficaz de recibir amor es dar amor; la forma más rápida de perder el amor es sofocarlo y aferrarse a él; la mejor manera de conservar el amor es darle alas.


No pierdas tus sueños. Quedarse sin sueños es quedarse sin esperanzas; vivir sin esperanzas es vivir sin un propósito en la vida. No corras por la vida hasta terminar olvidando no sólo dónde has estado sino también adónde vas.

La vida no es una carrera sino un viaje que debe ser disfrutado a cada paso.

jueves, 13 de agosto de 2009

Abrazando el cambio


Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que la resistencia al cambio forma parte de la naturaleza humana. Una vez nos hemos acostumbrado a una forma de pensar o de comportarnos, se nos hace muy difícil salir de ella. Cambiar conlleva desaprender viejos hábitos o esquemas de pensamiento, para dar cabida a otros, nuevos y muy distintos. El cambio nos provoca estrés, dolor, ansiedad y miedo, pero definitivamente es necesario. No transformarse es trazar el camino hacia el estancamiento, el conformismo, quedarse rezagado y desfasado. Ese es un lujo que no nos podemos dar.

Muchas personas se apegan al refrán ¨Más vale malo conocido, que bueno por conocer¨, y hacen de esta frase su lema de vida. Analiza esto: ¿realmente prefieres vivir en una situación mediocre y negativa, que te hace daño, por miedo a cambiar para salir de ella?, no sabemos si lo que nos espera allá afuera es mejor o peor, pero definitivamente, vale la pena arriesgarse e intentarlo, pues en este momento no tienes nada que perder.

Para cambiar hay que armarse de valor, fortaleza de carácter y también de humildad, pues a veces no evolucionamos por puro orgullo y arrogancia. Salir de nuestra zona de confort no es tarea fácil, debo admitirlo, pero no es imposible, siempre y cuando tomes la seria y firme decisión de hacerlo.

Una estrategia que podemos implementar para revolucionar nuestra vida es hacer una revisión profunda de lo que hemos logrado con nuestra forma de actuar y pensar actual. Verificar si estamos satisfechos con lo que tenemos, y si nuestras metas se han cumplido. Esta introspección la puedes hacer en un lugar tranquilo, sin interrupciones, y si quieres toma nota de todo lo que venga a tu mente en ese momento.

Si el resultado de esa revisión es que no tienes los resultados que buscas, entonces es el momento de analizar las razones por las cuales las cosas no están sucediendo y tomar las medidas necesarias.

Piensa que hasta la naturaleza cambia para renovarse y para que podamos disfrutar las flores de la primavera, el sol del verano, los bellos atardeceres del otoño y la brisa fresca del invierno (en otros países disfrutan de la nieve).

Te voy a dejar esta reflexión: Abrazar el cambio nos abre un mundo nuevo, lleno de aprendizaje y nuevas experiencias que nos enriquecen como seres humanos y nos hacen crecer. No te quedes atrás: cambia, crece y evoluciona, para que sea a tí que haya que caerte atrás, no que tú tengas que perseguir a los demás!!!


¿Hay algo en tu vida que quisieras cambiar?

miércoles, 12 de agosto de 2009

Celebra la vida - Axel Fernando

A propósito de la visita próxima de este talentoso cantante argentino, aquí les dejo el video de su hermosa canción Celebra la Vida, para que sus letras nos inspiren y se conviertan en nuestro lema. Aquí comparto las letras de la misma y si quieren la cantan a coro.

No se si soñaba,
No se si dormía,
y la voz de un ángel dijo que te diga,
Celebra la Vida.

Piensa libremente
ayuda a la gente
y por lo que quieras
lucha y sé paciente
lleva poca carga,
a nada te aferres,
porque en este mundo,
nada es para siempre.

Buscate una estrella,
que sea tu guía,
no hieras a nadie,
repate alegría.

Celebra la vida,
celebra la vida,
que nada se guarda
que todo te brinda.
Celebra la vida,
celebra la vida,
segundo a segundo,
y todos los dias.

Y si alguien te engaña,
al decir te quiero,
pon mas leña al fuego
y empieza de nuevo.

No dejes que caigan
tus sueños al suelo
que mientras mas amas
mas cerca esta el cielo.

Grita contra el odio,
contra la mentira,
que la guerra es muerte
y la paz es vida.

Celebra la vida,
celebra la vida,
que nada se guarda
que todo te brinda.
Celebra la vida,
celebra la vida,
segundo a segundo.

No se si soñaba,
No se si dormia,
y la voz de un angel dijo que te diga..

Celebra la vida,
celebra la vida,
y deja en la tierra tu mejor semilla.
Celebra la vida,
celebra la vida,
te escucho mas bella
cuando tu me miras.

Celebra la vida,
celebra la vida..

lunes, 10 de agosto de 2009

Las mascotas, grandes maestras de nuestras vidas


En mi etapa adulta, nunca había tenido la oportunidad de tener una mascota. Desde hace ya cinco meses, he experimentado una de las sensaciones más maravillosas, al tener bajo mi cuidado a una preciosa perrita mestiza llamada Lulú.
Ese ¨personaje¨ llegó a mi vida cuando atravesaba por un momento difícil, y debo decir, que es increíble como una criaturita peluda de cuatro patas puede ayudarte a que la carga sea más ligera, y la vida más llevadera.
Las mascotas son grandes maestros, a los cuales, si les prestamos la debida atención, nos pueden brindar grandes lecciones que podemos aplicar en nuestra vida.

Algunas cosas que he aprendido durante este tiempo:

- Amor incondicional: es increíble como estos animalitos te dan amor, aunque estés triste, enojado, deprimido, te sientas feo o poco agradable. No importa, ellos siempre están ahí, sin cuestionar.
- Lealtad: aunque le brinden cariño a otras personas, nunca olvidan quien es su dueño, su principal proveedor de amor, atención y tiempo.
- El valor de la compañía: te siguen donde quiera que vas, y se quedan contigo mientas cocinas, limpias, te arreglas o ves televisión, por el simple hecho de querer estar contigo. Está demostrado que las mascotas son excelentes compañeros para los niños, ancianos y personas que viven solas.
- No guardan resentimiento: hasta las mascotas olvidan y perdonan que los dejas todo el día solos en la casa para ir a trabajar, y te reciben con el mismo amor de siempre y un poco más, simplemente porque están felices de verte.
- Aceptación: estas criaturas nos aceptan tal y como somos, no se fijan si estamos bonitos o feos, grandes o pequeños, jóvenes o viejos, mucho menos si estamos recién bañados, o si llegamos empapados de sudor. Simplemente nos quieren de cualquier forma que nos encontremos, sin crítica alguna.
- Socialización: cuando tienes una mascota más extrovertida que tú, como es mi caso, te ves obligada a dejar cualquier vestigio de timidez a un lado, y abrir tu mundo a otras personas, establecer lazos de amistad, y hasta fortalecer los lazos afectivos con tu familia.
- Altruismo: nos ayudan a ser menos egocéntricos, ya que tenemos otro ser vivo en quien volcar nuestra atención, cuidado y responsabilidad. Nos recuerdan que no estamos solos, sino que tenemos a alguien más en quien pensar y por quien preocuparnos.
- Escuchar: son muchas las personas que sostienen profundas conversaciones con sus perros u otras mascotas. Admito que yo soy una de ellas. Si bien es cierto que no te van a responder verbalmente, su mirada y su conducta te dejan saber que su atención está enfocada 100% en ti y en lo que tienes que decir.

Tomando en cuenta todas estas bondades, hay que admitir que si los seres humanos interiorizáramos los aspectos positivos de las mascotas, nuestro mundo fuera diferente y mejor. Por algo un número considerable de personas prefieren la compañía de una mascota a la de una pareja, siempre y cuando esa pareja no tenga aunque sea el 50% de las cualidades positivas de una mascota.


Si tienes una mascota, ¿que significado tiene ella en tu vida?, anímate a compartir tus experiencias en este espacio, y déjame tus comentarios, los cuales serán bienvenidos.

viernes, 7 de agosto de 2009

Los Gansos - Trabajo en equipo

Les invito a que vean este corto video, para que nos podamos dar cuenta de que trabajar en equipo es fundamental para el logro de nuestros objetivos. Debemos ayudarnos unos con otros e integrar nuestras fortalezas para salir victoriosos. Pensar solo para sí mismo es parte del fracaso. Aprovecho para desear un excelente fin de semana a los lectores que me honran con su visita.

jueves, 6 de agosto de 2009

Dos agujeros para escuchar y sólo uno para hablar


En el refranero popular encontramos:

Elogios e invitaciones al silencio


    El silencio es más elocuente que la palabra

    La palabra es plata y el silencio es oro

    Es mejor callar y esperar, que hablar y tener que rectificar

    Nunca rompas el silencio sino es para mejorarlo

    El silencio es el único amigo que jamás traiciona

    Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras

    Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas

Censuras al exceso de palabras o palabrerías

    En boca cerrada no entran moscas

    El que mucho habla mucho yerra

    Habla hasta por los codos

    Habló, habló y habló y no dijo nada

    Por lo mucho que hablas, sabré como piensas

Podríamos hacer una larga lista de frases y refranes que invitan y elogian el silencio. Ninguno invita a que se hable sin parar, más bien censuran el exceso de palabras. Cabría preguntarse, ¿por qué?

El valor del silencio es tan alto que no creo que nadie pueda cuantificarlo; sólo cuando entras en una fase de silencio puedes entrar en contacto con la esencia de tu propio ser. El valor del silencio es tan grande que desde que el creador nos colocó en el mundo nos regaló dos agujeros para escuchar y solo uno para que nos comunicáramos.

Para muchas personas debió haberle dado la capacidad de la comunicación gestual, porque con la palabra hablada es muy poco lo que dicen. Aparte de los elogios que la sabiduría popular nos ha enseñado, son muchos los beneficios que obtenemos del silencio; veamos algunos:

    El silencio respetuoso serena los ánimos, examina nuestro mundo interior e invita a la reflexión.

    Cuando hables procura que tus palabras sean mejores que tu silencio (Proverbio hindú)

    El silencio tiene vida propia, la que nosotros tengamos en nuestro interior

    Saber callar por no tener nada que decir, te acerca a la sabiduría

Para concluir, me gustaría que me contaras si en algún momento guardar silencio te sacó de una situación difícil, y que utilidad ha tenido en tu vida esta virtud que no todos practican.

martes, 4 de agosto de 2009

Un nuevo día, una nueva oportunidad...


Hoy comenzaré citando un estribillo de una de las tantas canciones bellas que tiene Joan Manuel Serrat: ¨Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de tí¨.
Si nos detenemos un momento a analizar esta canción podemos darnos cuenta de que la misma nos regala una tremenda carga de sabiduría.
Cada nuevo día recibimos una oportunidad para renovarnos, empezar de nuevo o retomar lo que dejamos inconcluso, y de esta forma cerrar círculos e iniciar nuevas etapas. Con cada amanecer podemos crearnos nuevas ilusiones y expectativas, dejando atrás las lamentaciones por lo que pudo haber sido y no fue.
Si nuestro día fue difícil, tedioso e improductivo, siempre podemos albergar la esperanza de que nos aguarda un día mejor.
Reinvéntate cada día, despójate de tus cargas y de lo que te impide avanzar. Respira profundo y absorbe energía positiva. Haz que tus sentidos aprecien todo lo que te rodea.
Sé agradecido por haber recibido una nueva oportunidad de ser una mejor persona, prodigando amor a los demás, aprendiendo, creciendo, aprovechando el tiempo al máximo, enmendando errores y reconciliándote contigo mismo. Ten siempre presente, que como dice esa hermosa canción que cité al inicio: ¨Hoy puede ser un gran día, y mañana también¨.

lunes, 3 de agosto de 2009

La diferencia entre un angel y un amigo


No recuerdo cuando recibí este mensaje, pero fue para uno de mis cumpleaños, y me lo regaló a manera de tarjeta una querida amiga y colega. Desconozco su autor, pero aún así, entiendo que vale la pena compartirlo en este espacio.


¨Un ángel no nos escoge, Dios nos lo asigna


Un amigo nos toma de la mano y nos acerca a Dios


Un ángel tiene la obligación de cuidarnos


Un amigo nos cuida por amor


Un ángel te ayuda evitando que tengas problemas


Un amigo te abraza, porque no quiere verte sufrir


Un ángel te ve sonreír y observa tus alegrías


Un amigo te hace sonreír y te hace parte de sus alegrías


Un ángel sabe cuando necesitas que alguien te escuche


Un amigo te escucha, sin decirte lo que necesitas


Un ángel, en realidad es parte de tus sueños


Un amigo, comparte y lucha porque tus sueños sean una realidad


Un ángel siempre está contigo ahí, no sabe extrañarnos


Un amigo, cuando no está contigo, no solo te extraña, sino que también piensa en tí


Un ángel vela tus sueños


Un amigo sueña contigo


Un ángel aplaude tus triunfos


Un amigo te ayuda para que triunfes


Un ángel se preocupa cuando estás mal


Un amigo se desvive porque estés bien


Un ángel recibe una oración tuya


Un amigo hace una oración por tí


Un ángel te ayuda a sobrevivir


Un amigo vive por tí


Para un ángel, eres una misión que cumplir


Para un amigo, eres un tesoro que defender


Un ángel es algo celestial


Un amigo es la oportunidad de conocer lo más hermoso que hay en la vida,


¨el amor y la amistad¨


Un ángel quisiera ser tu amigo


Un amigo, sin proponérselo, también es tu ángel¨


Dedico este mensaje muy particularmente a esos ángeles humanos que me rodean, que son mis amigos. Ellos son la familia que escogemos, y un regalo que recibimos de forma divina, para compartir los buenos y malos momentos. ¡Que viva la amistad!