domingo, 28 de febrero de 2010

Cuando ponemos amor en todo lo que hacemos, algo mágico ocurre


¿Te has dado cuenta de lo que sucede cuando las personas hacen las cosas con amor? Es casi 100% seguro que cualquier cosa que haga le va a salir bien. No puedo explicar el sentimiento que se lleva dentro cuando hacemos algo que nos gusta, pero es como un disparo de adrenalina y nos sentimos inspirados y a veces hasta invencibles. Hacer todo con amor nos aclara la mente, las ideas salen como un chorro de agua y cualquier obstáculo lo podemos enfrentar con nuestra mejor cara, ya que las soluciones también nos llegan a la cabeza como por arte de magia.


Para poder disfrutar de una sensación como la que estoy describiendo, es importante identificar que es lo que nos gusta hacer, aquello en lo que nos consideramos buenos y capaces. En el aspecto laboral, cuando amamos nuestro trabajo o profesión, ninguna carga resulta pesada, las horas se van volando y cuando te das cuenta ya es hora de irte a casa, pero te vas contento porque sabes que tuviste un día productivo, lleno de resultados y aunque estés agotado, te sientes feliz y no puedes esperar a que llegue el día siguiente, para seguir cumpliendo objetivos y seguir triunfando.


Cuando damos lo mejor de nosotros, se refleja en la calidad de lo que ofrecemos, sea esto amor, amistad, trabajo, deporte o cualquier otra cosa en la que estemos involucrados. Esto también ayuda a nuestra autoestima, ya que todo ese positivismo que le imprimimos a nuestras actividades hace que nuestra actitud sea la mejor, ya que te sientes como un ser maravilloso por dentro y por fuera.


Te exhorto a que descubras dentro de tí las cosas que disfrutas hacer, tanto en el plano personal como profesional y te garantizo que ya habrás alcanzado una parte del éxito. Ah! muy importante: procura contagiar a los que te rodean con ese mismo entusiasmo y estoy segura que paso a paso iremos cambiando el mundo a base de amor.


sábado, 13 de febrero de 2010

Cuatro leyes de la espiritualidad


EN LA INDIA SE ENSEÑAN ESTAS 4 LEYES DE LA ESPIRITUALIDAD


La primera dice: “La persona que llega es la persona correcta”, Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.


La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido” Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante.No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiese sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.


La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.


Y la cuarta y última: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegue a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!


Vive Bien, Ama y persigue siempre un estado de felicidad.

sábado, 6 de febrero de 2010

¿Qué hacer con las ratas?


Amigos lectores, disfruten este inspirador mensaje que me envió una amiga muy querida. Es increible como muchas veces nos agobiamos y nos dejamos envenenar por dentro con temores e ideas erróneas que nosotros mismos nos creamos. Me sentí tan identificada con esto que lo he querido compartir con ustedes.


Después la Segunda Guerra Mundial, un joven piloto decidió hacer una peligrosa y larga travesía, utilizando un pequeño avión monomotor. El reto era grande y requería de mucha energía y concentración. Avanzado en su viaje, sus instrumentos comenzaron a comportarse en forma extraña y, al investigar, se dio cuenta que llevaba una rata en el avión, que estaba royendo los cables.


Esto causaba que los instrumentos dieran lecturas incorrectas, lo cual probablemente tendría como consecuencia que el piloto tomara decisiones equivocadas, que, en su posición, serían fatales. En ese instante recordó algo que le había enseñado su instructor:- Cuando encuentres ratas en tu vuelo, en vez de gastar tu energía y ponerte en peligro peleando con ellas, ¡elévate! Elévate lo que más que puedas, las ratas no resisten la altura.


Algunas veces tenemos pensamientos y emociones que son como esas ratas. Las ratas en muchas ocasiones sólo son los fantasmas creados por nuestros miedos. Sólo toma distancia del suelo. Tu pasión es la gasolina de tus sueños, úsala para mirar hacia lo que quieres y no te distraigas mirando hacia loque no quieres. Recuerda que puedes dirigir tus controles hacia un universo entero de posibilidades. En vez de estar ocupado y preocupado con una rata, siéntete orgulloso de no dejarte sacar de tu rumbo.


Piensa que cuando llegues, no querrás recordar que te gastaste la mitad de tu viaje demostrándole a las ratas quién era el piloto. Recordarás, una vez más, como supiste dejar atrás los obstáculos. Vuela alto, tan alto como tus sueños, y cuando sientas los vientos y los peligros, no mires para abajo, siempre mira hacia arriba, porque ese es el sitio al que perteneces.


Feliz dia


P.D.: Sólo por hoy elige pensamientos y emociones positivas. Notarás la diferencia.