domingo, 13 de marzo de 2011

Saber vivir es no estar solo


Encontré esta bella lectura, y la dedico en especial a todos mis amigos, que son una parte tan importante para poder mantener nuestra salud emocional equilibrada y feliz. Los quiero con todo mi corazón!!!!


Hace muchos años, un joven recién casado estaba sentado en un sofá en un día caluroso y húmedo, bebiendo jugo helado durante una visita a su padre. Mientras conversaba sobre la vida, el matrimonio, las responsabilidades y las obligaciones de las personas adultas, el padre revolvía pensativamente los cubos de hielo de su vaso y lanzó una mirada clara y sobria hacia su hijo."Nunca olvides a tus amigos", dijo "Serán más importantes en la medida en que envejezcas"."Independientemente de cuanto ames a tu familia y los hijos que por ventura vayas a tener, tú siempre necesitarás de amigos.


Recuerda salir ocasionalmente con ellos, realiza actividades con ellos, llámalos por teléfono""¡Qué extraño consejo!" pensó el joven. "Acabo de ingresar al mundo de los casados, soy adulto y con seguridad mi esposa y la familia que formaremos serán todo lo que necesito para dar sentido a mi vida". Con todo, él obedeció a su papá; mantuvo contacto con sus amigos y anualmente aumentaba el número de ellos. Con el pasar de los años, fue comprendiendo que su padre sabía de lo que hablaba.


En la medida en que el tiempo y la naturaleza realizan sus designios y misterios en un hombre, los amigos resultan baluartes de su vida. Pasados los 50 años de vida, he aquí lo que aprendió: El tiempo pasa. La vida continúa. La distancia separa. Los niños crecen. Los hijos se independizan. Los empleos van y vienen. El amor se debilita. Las personas no hacen lo que deberían hacer. El corazón se rompe. Los padres mueren. Los colegas olvidan los favores. Las carreras terminan. Más los verdaderos amigos siempre están ahí, no importa a cuánto tiempo o a cuantos kilómetros se encuentren.

Un amigo nunca está más distante que el alcance de una necesidad, haciendo barra por ti, interviniendo a tu favor, esperándote de brazos abiertos o bendiciendo tu vida. Cuando iniciamos esta aventura llamada VIDA, no sabíamos de las increíbles alegrías o tristezas que estaban delante. No sabíamos cuánto necesitaríamos unos de otros.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Los Bizcochos Quemados


Una amiga muy querida me hizo llegar este mensaje. No se su procedencia o autor, pero es algo que realmente vale la pena leer.
Este mundo fuera mucho mejor si aplicáramos un poco mas de amabilidad y aceptación en nuestras relaciones cotidianas. Que lo disfruten!!!!


Cuando yo era niño recuerdo una noche en particular, cuando mi mama después de un largo y duro día en el trabajo preparo la cena y puso un plato de huevos, salchichas y bizcochos muy quemados frente a mi padre. Recuerdo estar esperando ver si alguien lo notaba!!! Sin embargo, aunque mi padre lo notó, alcanzó un bizcocho, sonrió a mi madre y me preguntó cómo me había ido en la escuela.


No recuerdo lo que le contesté, pero sí recuerdo verlo untándole mantequilla y mermelada al bizcocho y comérselo todo. Cuando me levanté de la mesa esa noche, recuerdo haber oído a mi madre pedir disculpas a mi padre por los bizcochos quemados. Nunca voy a olvidar lo que él dijo: "Cariño, me encantan los bizcochos quemados".


Más tarde esa noche, fui a dar el beso de buenas noches a mi padre y le pregunté si a él le gustaban los bizcochos quemados. Él me abrazó y dijo: "Tu mamá tuvo un día muy duro en el trabajo, está muy cansada y además, un bizcocho un poco quemado no le hace daño a nadie". La vida está llena de cosas imperfectas y gente imperfecta.


Lo que he aprendido con los años, es que aprender a aceptar los defectos de cada uno de nosotros y decidir celebrar cada una de las diferencias de los demás, es una de las cosas más importantes para crear una relación sana y duradera... donde un bizcocho quemado no va a romper un corazón. Podríamos extender esto a cualquier tipo de relación. De hecho, la comprensión es la base de cualquier relación, ya sea esposo-esposa o padre-hijo o cualquier tipo de amistad!


Sé más amable de lo necesario, porque toda la gente que conocemos, en este momento está librando algún tipo de batalla.