martes, 13 de septiembre de 2011

Cuatro frases para cambiar tu vida

Hace mil años los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como «mujeres y hombres de conocimiento». Los antropólogos han definido a los toltecas como una nación o una raza, pero, de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.

La conquista europea, unida a un agresivo abuso del poder personal por parte de algunos aprendices, hizo que los naguales se vieran forzados a esconder su sabiduría ancestral y a mantener su existencia en la oscuridad. Por fortuna, el conocimiento esotérico tolteca fue conservado y transmitido de una generación a otra por distintos linajes de naguales. Ahora, el doctor Miguel Ruiz, un nagual del linaje de los Guerreros del Águila, comparte con nosotros las profundas enseñanzas de los toltecas.

«No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo exiges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad.

La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento».

Dr. Miguel Ruiz

Los 4 acuerdos toltecas

1. No supongas.

* No des nada por supuesto.

* Si tienes duda, aclárala.

* Si sospechas, pregunta.

* Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que NO TIENEN FUNDAMENTO.

2.- Honra tus palabras.

* Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.

* Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te honras a ti mismo, no te amas.

* Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces.

* Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3. Haz siempre lo mejor que puedas.

* Si siempre haces lo mejor que puedes, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de nada

4. No te tomes NADA personal.

* Ni la peor ofensa.

* Ni el peor desaire.

* Ni la más grave herida.

* Quien te ofende tiene un veneno que descarga contra ti, por no saber cómo deshacerse de él.

* En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de Él y no tuyo.

Según la tradición Tolteca, poniendo en práctica estos 4 acuerdos “tu vida puede cambiar, siempre y cuando seas impecable con ello”.

Fuente: Los Cuatro Acuerdos, del Dr. Miguel Ruiz










sábado, 10 de septiembre de 2011

Más palabras de sabiduría

Este texto me lo envió por correo un jefe muy querido para mí, el cual refleja su enorme calidad como ser humano, y he decidido compartirlo por esta vía. Desconozco el autor o procedencia de esta lectura, pero definitivamente puede alimentar nuestra alma con cosas positivas, que si llevamos a la práctica, nos pueden convertir en mejores seres humanos.

Según un texto de 1693 encontrado en la Iglesia de Saint Paul de Baltimore (USA)

Anda plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda que paz puede haber en el silencio.

Vive en buenos términos con todas las personas, todo lo que puedas sin rendirte.

Di tu verdad tranquila y claramente; escucha a los demás, incluso al aburrido y al ignorante pues ellos también tienen su historia.

Evita las personas ruidosas y agresivas, son vejaciones al espíritu.

Si te comparas con otros, puedes volverte vanidoso y amargo porque siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus logros así como de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera, aunque sea humilde; es una verdadera posesión en las cambiantes fortunas del tiempo. Usa la precaución en tus negocios; porque el mundo está lleno de trampas. Pero no por eso te ciegues a la virtud que pueda existir; mucha gente lucha por altos ideales; y en todas partes la vida está llena de heroísmo.

Sé tú mismo. Especialmente, no finjas afectos. Tampoco seas cínico respecto al amor; porque frente a toda aridez y desencanto el amor es perenne como la hierba.

Recoge mansamente el consejo de los años, renunciando graciosamente a las cosas de la juventud. Nutre tu fuerza espiritual para que te proteja en la desgracia repentina. Pero no te angusties con fantasías. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.

Junto con una sana disciplina, sé amable contigo mismo. Tú eres una criatura del universo, no menos que los árboles y las estrellas; tú tienes derecho a estar aquí. Y te resulte evidente o no, sin duda el universo se desenvuelve como debe. Por lo tanto, mantente en paz con Dios, de cualquier modo que lo concibas y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones, mantén en la ruidosa confusión, paz con tu alma.

Con todas sus farsas, trabajos y sueños rotos, éste sigue siendo un mundo hermoso. Ten cuidado, esfuérzate en ser feliz.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Benditas sean las diferencias individuales!

¿Te imaginas que todos fuéramos iguales, pensáramos y opináramos igual, o que tuviéramos las mismas preferencias? Sería un mundo verdaderamente aburrido. Lo que hace enriquecedor y divertido nuestro entorno son las diferencias individuales, el poder conocer las mismas cosas desde las perspectivas de otros.

Las diferencias son como un arcoiris, con distintos colores, uno para cada gusto o preferencia. Si la igualdad de opiniones y gustos fuese un arcoiris, entonces éste sería monocromático.

Lo bonito de pensar distinto es la posibilidad que tenemos de aportar nuevas ideas, que quizá a otros no se les había ocurrido, o aprender algo nuevo de otra persona, con experiencias y personalidad distintas a la nuestra. También, al intercambiar impresiones con otro individuo podemos descubrir que hemos estado equivocados sobre algún tema y que (oh! sorpresa!), no tenemos la razón.

Tener inagotables temas de conversación es otra de las bondades de ser diferentes, pues sería muy tedioso si todos habláramos de lo mismo una y otra vez. Quien dijo que cada cabeza es un mundo, habló por mil años, porque para nuestra fortuna, esa es la pura verdad.

Ahí radica la importancia de que procuremos siempre ser nosotros mismos, siempre diferentes, tal y como plantea una frase que leí alguna vez:

Porqué insistes en ser copia, si naciste siendo un original?

Así que adelante! Sé diferente, audaz, original, rompe esquemas y paradigmas, pero manteniendo siempre el respeto y aceptación de los demás tal y como son.