jueves, 19 de abril de 2012

El poder de la colaboración es la multiplicación

Hola amigos, aquí les comparto esta breve pero excelente historia sobre el poder de trabajar unidos y el esfuerzo conjunto, tomado del libro: "Las 17 cualidades esenciales de un jugador de equipo", del autor John C. Maxwell.
 
Recordemos que no nacimos para actuar solos y que el éxito compartido sabe más dulce.
 
"En cierta ocasión unos niños paseaban por el bosque cuando descubrieron una línea de ferrocarril abandonada. Uno de los niños saltó a uno de los rieles y trató de caminar por él.Después de unos cuantos pasos, perdió el equilibrio.
 
Otro trató de hacer lo mismo, y también se cayó. Los demás se rieron.«Apuesto a que ustedes tampoco pueden», le dijo a los demás uno de los que había hecho el intento. Uno por uno los demás niños lo intentaron pero todos fallaron. Hasta el mejor deportista del grupo no pudo dar más de una docena de pasos antes de caer fuera del riel.
 
Entonces dos niños comenzaron a hablarse al oído y uno de ellos lanzó el siguiente desafío: «Yo puedo caminar todo lo que quiera por el riel, y él también», les dijo, señalando a su compañerito.«No, tú no puedes», le dijeron los demás. «¡Apuesto un dulce a cada uno que sí puedo!», les respondió. Los demás aceptaron. Entonces los niños subieron cada uno a un riel, extendieron un brazo, se tomaron fuertemente de las manos y empezaron a caminar por toda la vía.
 
Como individuos no hubieran podido hacerlo, pero trabajando juntos no les fue difícil alcanzar la victoria. El poder de la colaboración es la multiplicación."

miércoles, 11 de abril de 2012

El valor de la humildad

La humildad se puede definir como "conocer nuestras propias debilidades y limitaciones y actuar en consencuencia". Humildad también es aceptar que no somos perfectos, que somos humanos, capaces de cometer errores, y que vinimos a esta tierra a aprender de ellos, y de muchas otras fuentes. Debemos tener presente que no existe diferencia alguna en nosotros y que nadie es mejor que nadie, sino que cada quien tiene su valor, y todos tenemos nuestros aportes importantes que realizar.

A la ausencia de humildad, muchos llaman soberbia, prepotencia o arrogancia. Lo interesante sería descubrir que es lo que provoca que el ser humano incurra en semejantes anti-valores, para detrimento suyo y de quienes lo rodean. Una posición social adinerada? Un aspecto físico atractivo? Un intelecto envidiable para los demás?

Ninguno de estos aspectos tiene la suficiente validez para justificar semejante conducta. Nadie tiene el derecho de actuar con soberbia, pisoteando a los demás, haciéndoles sentir inferiores, o que ellos son mejores que nadie, con su ego inflado y sus ínfulas de super héroe de quinta categoría que ellos mismos se han otorgado.

¿Que sucede cuando estamos en contacto con gente sencilla y de actitud humilde? Nos sentimos tan bien que queremos tener contacto frecuente con esa persona, conversar animadamente, conocerla mejor, establecer una amistad sincera.

Caso contrario ocurre con las personas arrogantes y soberbias, con las que nadie quiere juntarse, a menos que sean personas de su misma especie, ya que solo así se pueden soportar.

Para mí, las personas carentes de humildad y autoconocimiento son como una enfermedad contagiosa a la que le quiero andar de lejos, y si por obligación debo acercarme, hacerlo con elementos protectores para que no se me pegue.

Que no se nos olvide que todo aquello que puede elevar nuestro ego: dinero, poder, belleza, etc. es pasajero, y al final del día a las personas se les recuerda por lo que fueron, no por lo que tuvieron.

"Cuando somos grandes en humildad, estamos más cerca de lo grande." Rabindranath Tagore




lunes, 2 de abril de 2012

Cuando No Valoramos el Recurso Más Importante: El Tiempo

Autor: Raúl Vásquez Díaz
Haciendo un recuento de las situaciones vividas a lo largo de mi existencia, me he dado cuenta  que en muchas ocasiones valoramos todo menos lo que más valor tiene que es el Tiempo. ¿Por qué digo esto? Simple y sencillamente porque es el único recurso que no se recupera.
El tiempo pasa lo aprovechemos o no; es por eso que debemos dedicarnos a dar lo mejor de nosotros a diario y que al final de cada día lo veamos como uno vivido productivamente y no como que pasó porque tenía que pasar.
Nuestro paso por este mundo es tan corto que a veces no nos detenemos a ver qué estamos haciendo con nuestra vida y nuestro tiempo; si le estamos dedicando el adecuado a nuestros seres queridos, a nuestros amigos, a nuestro trabajo o simplemente estamos detenidos pensando cosas, como por ejemplo que fulano tuvo suerte por estar en la posición que está, ignorando muchas veces que mientras nosotros estábamos pensando eso, esa persona aprovechó el tiempo en algo productivo y por eso está en ese lugar en este momento.
Soy de los que piensa que la suerte no existe cuando se trata de aprovechar el tiempo o de llegar a cumplir alguna meta o algún sueño, simplemente creo que uno mismo es el arquitecto de su destino y creador de su propia suerte por lo tanto debemos luchar incansablemente por conseguir distribuir mejor nuestro tiempo para así obtener los mejores resultados.
Hagamos la prueba jugando a distribuir mejor el tiempo y veremos como nuestras vidas mejoraran en casi un 100 % y hasta nos sobrará para hacer las actividades extras que tanto deseamos y a veces no podemos hacer.
VALOREMOS EL TIEMPO MIENTRAS PODAMOS, QUE IGUAL PASARA Y SOLO NOS QUEDARA EL REMORDIMIENTO DE QUE PUDIMOS Y NO QUISIMOS, AUN ESTAMOS A TIEMPO DE LOGRAR LO QUE TANTO DESEAMOS, GO GO GO QUE EL TIEMPO ES CORTO……….