viernes, 25 de diciembre de 2009

Ganó el crecimiento interior


Que alegría me da el resultado de la encuesta que publiqué recientemente en esta página. El motivo de mi alegría es ver que la respuesta más votada, respecto a la resolución más importante para el año 2010 es el crecimiento espiritual y personal. Esto quiere decir que las cosas no andan tan mal como parecen, pues en este mundo que camina a una velocidad vertiginosa, donde con frecuencia se vive en una sociedad antivalores, da tanta satisfacción ver que todavía ponemos la belleza interior en un primer lugar, antes de cualquier otro aspecto de nuestro ser y que vivimos en una búsqueda permanente de ese mejoramiento personal.


Que bueno es saber, que en un entorno donde las cirugías plásticas, la ropa de última moda, la ambición desmedida por dinero fácil y los carros costosos parecen arroparnos, aún quedan personas cuyas prioridades son otras, mucho más profundas, pues es importante recordar que los años pasan y la belleza física es transitoria, además, cuando pasamos al otro mundo, las pertenencias materiales no nos las podemos llevar, y nos vamos como llegamos, con las manos vacías.


¿Cómo piensas cultivar ese crecimiento interior?


¿Visitando más la iglesia o lugar espiritual de tu preferencia?

¿Fortaleciendo tu hábito de lectura, para incrementar tu aprendizaje y compartirlo con otros?

¿Siendo más compasivo y empático con los menos afortunados?

¿Expresando tu amor de una forma más enfática a tus seres queridos, sin darlos por sentados?

¿Buscando ayuda profesional, si entiendes que la necesitas?

¿Experimentando cosas nuevas, donde te veas obligado (a) a enfrentar y vencer tus miedos?


La lista podría ser interminable, y me gustaría mucho que me cuentes otras formas en las que piensas llevar a cabo esa resolución que elegiste, a la vez que te felicito por elegir opciones que enriquecen nuestro espíritu y nos hacen mejores seres humanos para alegría de nosotros mismos de los que nos rodean.


Te deseo una Feliz Navidad, llena de amor, amistad, paz interior, salud y prosperidad en compañía de todas las personas que quieres, y que el Espíritu de la Navidad ilumine tu camino por la senda del bien siempre!