sábado, 8 de octubre de 2011

Uno Crece

Si no pasáramos por alguna de estas experiencias, entonces nuestra vida no fuera vida realmente. Disfruten de este hermoso mensaje, tal y como yo lo hice cuando lo recibí. Por eso lo quiero compartir!

Imposible atravesar la vida,

Sin que un trabajo salga mal hecho,

Sin que una amistad cause decepción,

Sin padecer algún quebranto de salud,

Sin que nadie de la familia fallezca,

Sin que un amor nos abandone,

Sin equivocarse en un negocio.

Ese es el costo de vivir.

Sin embargo lo importante no es lo que suceda, sino como reaccionamos nosotros.

Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.

Uno crece cuando no hay vacío de esperanza, ni debilitamiento de voluntad, ni pérdida de fe.

Uno crece al aceptar la realidad y al tener el aplomo de vivirla.

Crece cuando acepta su destino, y tiene voluntad de trabajar para cambiarlo.

Uno crece asimilando y aprendiendo de lo que deja detrás, construyendo y proyectando lo que tiene por delante.

Crece cuando se supera, se valora, y da frutos.

Cuando abre caminos dejando huellas, asimilando experiencias.

¡Y siembra raíces!



Uno crece ayudando a sus semejantes, conociéndose a sí mismo y dándole a la vida más de lo que recibe..

Uno crece cuando se planta para no retroceder, cuando se defiende como águila para no dejar de volar.

Cuando se clava como ancla en el mar y se ilumina como estrella.

Entonces, Uno Crece

Enfrenta el invierno aunque pierda las hojas, recoge flores aunque tengan espinas y marca camino aunque se levante el polvo.
Uno crece cuando se impone metas, sin importarle comentarios negativos, ni prejuicios, cuando da ejemplos sin importarle burlas, ni desdenes, cuando se es fuerte por carácter, sostenido por formación, sensible por temperamento. ¡Y humano por nacimiento!

martes, 13 de septiembre de 2011

Cuatro frases para cambiar tu vida

Hace mil años los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como «mujeres y hombres de conocimiento». Los antropólogos han definido a los toltecas como una nación o una raza, pero, de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.

La conquista europea, unida a un agresivo abuso del poder personal por parte de algunos aprendices, hizo que los naguales se vieran forzados a esconder su sabiduría ancestral y a mantener su existencia en la oscuridad. Por fortuna, el conocimiento esotérico tolteca fue conservado y transmitido de una generación a otra por distintos linajes de naguales. Ahora, el doctor Miguel Ruiz, un nagual del linaje de los Guerreros del Águila, comparte con nosotros las profundas enseñanzas de los toltecas.

«No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo exiges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad.

La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento».

Dr. Miguel Ruiz

Los 4 acuerdos toltecas

1. No supongas.

* No des nada por supuesto.

* Si tienes duda, aclárala.

* Si sospechas, pregunta.

* Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que NO TIENEN FUNDAMENTO.

2.- Honra tus palabras.

* Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.

* Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te honras a ti mismo, no te amas.

* Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces.

* Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3. Haz siempre lo mejor que puedas.

* Si siempre haces lo mejor que puedes, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de nada

4. No te tomes NADA personal.

* Ni la peor ofensa.

* Ni el peor desaire.

* Ni la más grave herida.

* Quien te ofende tiene un veneno que descarga contra ti, por no saber cómo deshacerse de él.

* En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de Él y no tuyo.

Según la tradición Tolteca, poniendo en práctica estos 4 acuerdos “tu vida puede cambiar, siempre y cuando seas impecable con ello”.

Fuente: Los Cuatro Acuerdos, del Dr. Miguel Ruiz










sábado, 10 de septiembre de 2011

Más palabras de sabiduría

Este texto me lo envió por correo un jefe muy querido para mí, el cual refleja su enorme calidad como ser humano, y he decidido compartirlo por esta vía. Desconozco el autor o procedencia de esta lectura, pero definitivamente puede alimentar nuestra alma con cosas positivas, que si llevamos a la práctica, nos pueden convertir en mejores seres humanos.

Según un texto de 1693 encontrado en la Iglesia de Saint Paul de Baltimore (USA)

Anda plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda que paz puede haber en el silencio.

Vive en buenos términos con todas las personas, todo lo que puedas sin rendirte.

Di tu verdad tranquila y claramente; escucha a los demás, incluso al aburrido y al ignorante pues ellos también tienen su historia.

Evita las personas ruidosas y agresivas, son vejaciones al espíritu.

Si te comparas con otros, puedes volverte vanidoso y amargo porque siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus logros así como de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera, aunque sea humilde; es una verdadera posesión en las cambiantes fortunas del tiempo. Usa la precaución en tus negocios; porque el mundo está lleno de trampas. Pero no por eso te ciegues a la virtud que pueda existir; mucha gente lucha por altos ideales; y en todas partes la vida está llena de heroísmo.

Sé tú mismo. Especialmente, no finjas afectos. Tampoco seas cínico respecto al amor; porque frente a toda aridez y desencanto el amor es perenne como la hierba.

Recoge mansamente el consejo de los años, renunciando graciosamente a las cosas de la juventud. Nutre tu fuerza espiritual para que te proteja en la desgracia repentina. Pero no te angusties con fantasías. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.

Junto con una sana disciplina, sé amable contigo mismo. Tú eres una criatura del universo, no menos que los árboles y las estrellas; tú tienes derecho a estar aquí. Y te resulte evidente o no, sin duda el universo se desenvuelve como debe. Por lo tanto, mantente en paz con Dios, de cualquier modo que lo concibas y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones, mantén en la ruidosa confusión, paz con tu alma.

Con todas sus farsas, trabajos y sueños rotos, éste sigue siendo un mundo hermoso. Ten cuidado, esfuérzate en ser feliz.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Benditas sean las diferencias individuales!

¿Te imaginas que todos fuéramos iguales, pensáramos y opináramos igual, o que tuviéramos las mismas preferencias? Sería un mundo verdaderamente aburrido. Lo que hace enriquecedor y divertido nuestro entorno son las diferencias individuales, el poder conocer las mismas cosas desde las perspectivas de otros.

Las diferencias son como un arcoiris, con distintos colores, uno para cada gusto o preferencia. Si la igualdad de opiniones y gustos fuese un arcoiris, entonces éste sería monocromático.

Lo bonito de pensar distinto es la posibilidad que tenemos de aportar nuevas ideas, que quizá a otros no se les había ocurrido, o aprender algo nuevo de otra persona, con experiencias y personalidad distintas a la nuestra. También, al intercambiar impresiones con otro individuo podemos descubrir que hemos estado equivocados sobre algún tema y que (oh! sorpresa!), no tenemos la razón.

Tener inagotables temas de conversación es otra de las bondades de ser diferentes, pues sería muy tedioso si todos habláramos de lo mismo una y otra vez. Quien dijo que cada cabeza es un mundo, habló por mil años, porque para nuestra fortuna, esa es la pura verdad.

Ahí radica la importancia de que procuremos siempre ser nosotros mismos, siempre diferentes, tal y como plantea una frase que leí alguna vez:

Porqué insistes en ser copia, si naciste siendo un original?

Así que adelante! Sé diferente, audaz, original, rompe esquemas y paradigmas, pero manteniendo siempre el respeto y aceptación de los demás tal y como son.

domingo, 28 de agosto de 2011

Modales, donde están que no los veo?

Recuerdo que hace muchos años, quien fuera en ese entonces mi profesora de violín me enseñó una frase que había visto en algún lugar, y la recuerdo cada vez que soy testigo de la falta de cortesía y modales que estamos viviendo en la actualidad.

Es agradable ser importante, pero es mucho más importante ser agradable

No sé quien fue el autor de esas palabras, pero me atrevo a decir que habló por mil años, por la importante lección que guarda. Buenos Días, Buenas Tardes, Por Favor, Gracias, Permiso, Salud!, no son palabras desconocidas, pero aparentemente muchas personas las han olvidado, porque ya no las dicen. 

Cuantas veces nos hemos encontrado en un ascensor, y las personas que lo abordan no saludan, o quienes necesitan salir de él no dicen ni siquiera permiso, sino "déjeme salir", o peor aún, te empujan!

También en muchas ocasiones, tienes un gesto de cortesía con alguien, por ejemplo, levantando algo que se le cayó, o le cedes el paso en la calle y ni las gracias te dan, aunque sea entre dientes!

Me pregunto cual será la causa de este fenómeno tan desagradable, puesto que la cortesía es algo que no cuesta nada, pero vale mucho y ponerla en práctica no requiere mucho esfuerzo, es decir, "no se le va a caer un pedazo de su cuerpo si utiliza la palabra "por favor", o "gracias ". Además, produce una agradable sensación en nuestro interior cuando cualquier gesto amable que manifestemos se expande hacia nuestro entorno.

No sé si es porque estamos viviendo tan de prisa, como en piloto automático, que obviamos las reglas básicas de los buenos modales, o peor aún, si es que en nuestros hogares no se está inculcando esto que es tan esencial para vivir de forma civilizada y en armonía, para que la convivencia entre todos sea mucho más placentera y llevadera.

No permitamos que todo se vuelva una selva, por que eso mismo son las personas maleducadas, puros salvajes, puesto que hay animales con mejores hábitos y educación que ellos (mi perrita puede dar cátedra de eso, gracias!).

Aportemos nuestro granito de arena ante esta situación que provoca impotencia y rabia, dando nosotros el ejemplo de que recibimos educación de hogar, y hagamos ver con nuestras acciones a estas personas, que se están conduciendo mal, a ver si así las cosas cambian y no se siguen deteriorando más.

Procuremos enfocarnos más en ser agradables y corteses, que en buscar ser importantes, porque con una actitud educada y amable con los demás, el ser importante vendrá por añadidura.





lunes, 22 de agosto de 2011

Frases célebres sobre la familia

Encontré un interesante libro, que recopila frases de autores famosos, y se llama 1001 citas y frases ingeniosas sobre La Familia y Los Amigos. El autor del libro es Gregorio Doval. Hoy quiero compartir algunas de esas citas con ustedes.

1. El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día. Orlando Aloysius Battista

2. No sabemos como es el amor de un padre o de una madre hasta que llegamos a ser padre o madre. Henry Ward Beecher

3. Si usted quiere que sus hijos tengan los pies sobre la tierra, colóqueles alguna responsabilidad sobre los hombros. Abigail Van Buren

4. Podrían engendrarse hijos educados si lo estuvieran los padres. Johann Wolfgang Goethe

5. Hay un solo niño bello en el mundo, y cada madre lo tiene. Raymond Michel

6. El problema con la familia es que los hijos abandonan un día la infancia, pero los padres nunca dejan la paternidad. Osho

7. Se sabe que los niños han crecido cuando comienzan a hacer preguntas que tienen respuestas. John J. Plomp

8. Los hijos son educados como si debiesen ser hijos toda la vida, sin pensar en absoluto en que se convertirán en padres. August Stringberg

9. Hay dos cosas en esta vida para las que nunca estamos bien preparados: los mellizos. Anónimo

10. Solo cuando meditamos lo que nos cuestan los hijos, empezamos a darnos cuenta de la deuda que tenemos contraída con nuestros padres. Anónimo



sábado, 20 de agosto de 2011

¿Es malo ser bueno?

Suena curiosa esta pregunta, ¿verdad? Se supone que ser bueno, debe ser bueno, valga la redundancia. Pero al parecer, con la pérdida de valores que cada día estamos experimentando en nuestra sociedad y en el resto del mundo, destacarse positivamente en cualquier cosa que hagamos es sinónimo de problemas con quienes nos rodean. Existen personas que no saben tolerar el éxito del otro, por lo que buscan la forma de opacarlo de algún modo. ¿No sería mejor, que copiaran la actitud de la persona triunfadora, para que también disfrute de ese éxito?

No se puede dejar de brillar, de ser emprendedores y luchadores, enfocados hacia un objetivo, por temor a que otros se sienta opacados, o se sientan menospreciados. Eso es rendirle culto a la mediocridad, lo cual es algo que no nos podemos dar el lujo de hacer. Si el otro se quiere quedar estancado en su zona de confort, pero le molesta que tu te esfuerces por salir de ella y rompas las barreras, ese es su problema, no el tuyo!

Todo aquel que desee salir del montón, hacer algo diferente, que agregue valor, adelante!!! No te preocupes por el que dirán. Siempre habrá personas envidiosas y mediocres en el camino, que intentarán distraerte de tus objetivos, pero está en tí tener la fuerza suficiente de ponerlos en su lugar, de forma civilizada, y seguir tu sendero hacia esas metas que te has planteado.

Sin importar los obstáculos que se te presenten en el camino, no dejes de iluminar a otros con tu luz, comparte todo lo que sabes, porque el conocimiento no compartido es como agua estancada que se pudre porque no fluye para alimentar a los demás.

Si en caso contrario, eres un detractor de personas que se destacan, por favor revisa tu interior y haz un esfuerzo por sacar lo mejor de ti, para ponerlo al servicio de los demás, y que brilles con luz propia.

Aqui te comparto algunas frases alegóricas al éxito, expresadas por diversos autores:

El éxito es alcanzado para aquellos que no saben que el fracaso es inevitable. - Coco Chanel

El éxito llega para aquellos que están ocupados buscándolo. - Henry Thoreau

Tu éxito estará determinado por la calidad de ideas que sugieras. - Brian Tracy. Las cien reglas infalibles para obtener el éxito empresarial


El éxito consiste en hacer cosas ordinarias de manera extraordinaria. - Jim Rohn

El éxito no es mágico ni misterioso. Es una consecuencia natural de aplicar consistentemente los fundamentos básicos. - Jim Rohn

El éxito no es algo que encontramos, es algo que atraemos como consecuencia de la persona en la que nos convertimos. - Jim Rohn

Si quieres ser exitoso , encuentra a alguien que lo haya sido y haz lo mismo que ellos hicieron y conseguiras los mismos resultados. - Anthony Robbins



El éxito es la utilización máxima de la habilidad que tienes. - Zig Ziglar. Pequeño Libro De Instrucciones Del Exito

El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que haces seras exitoso. - Albert Schweitzer.

El éxito es simplemente la aplicacion diaria de la disciplina. - Jim Rohn





domingo, 14 de agosto de 2011

Cómo quieres vivir tu vida?

¿Te has puesto a pensar en como quieres vivir tu vida realmente? Es muy fácil dejarnos llevar por la rutina, por el estrés que tanto abunda en esta época, o dejarnos envolver en el torbellino de cosas que tenemos que manejar día a día.

Te pido que hagas una pausa para que reflexiones si de verdad te sientes a gusto viviendo así, si lo que haces te gusta y te llena, o si simplemente estás sobreviviendo. Es muy importante pensar ahora en esto que te estoy planteando, porque en base a las respuestas que encuentres, dependerá tu calidad de vida por el resto de tus días.

Resultaría muy triste que cuando llegues a una edad avanzada te des cuenta que tu vida pasó sin pena ni gloria, y que quedaron engavetados muchos sueños por cumplir, quizá por miedo a lanzarnos hacia lo desconocido, o porque nos aferramos inútilmente a nuestra zona de confort.

Para ayudarte a hacer este análisis, te haré las siguientes preguntas y recomendaciones, las cuales espero que te ayuden a encontrar la respuesta:

1. ¿Te sientes contento haciendo lo que haces actualmente para ganarte la vida? Si es algo que disfrutas, y no sientes como si fuera un trabajo, entonces estás en el camino correcto. En caso contrario, si resulta para ti un fastidio o una carga, te recomiendo que pienses larga y profundamente si es algo que deberías continuar haciendo.

2. Además de tu trabajo, ¿estás realizando otras cosas para hacer tu vida más placentera y emocionalmente equilibrada? Si es así, te felicito, porque no todo el mundo puede darse el lujo de decir lo mismo. Si en este momento tu rutina solo se circunscribe a ir del trabajo a la casa, atender la familia y hacer los deberes cotidianos, por favor revísate, porque no estás actuando sanamente y eso atenta contra tu salud emocional, física y espiritual.

3. Si te sientes estancado, que no avanzas y por más esfuerzos que haces no logras salir del mismo lugar, es tiempo de replantear tu vida por completo, y tomar decisiones radicales. Da un poco de miedo enfrentarse con esta realidad, pero a veces hay que partir desde cero para dar un giro de 180 grados a nuestra existencia y poder llevar a la realidad nuestros sueños.

Amigo o amiga, si en este momento no estás donde realmente quieres estar, no tienes lo que verdaderamente deseas, o no estás realizando las cosas que en verdad te gustan y te hacen sentir una persona feliz, por favor deténte, haz una lista de todas las cosas que disfrutas y trazáte un plan de acción para llegar a ellas, sin importar lo difícil o doloroso que sea el mismo, o los paradigmas que tengas que romper para alcanzarlos, porque de lo contrario, en un futuro será muy triste darte cuenta que la vida se te fue entre los dedos y que simplemente viviste por vivir.

Finalmente, recuerda que no podemos dar lo que no tenemos, por lo tanto, si realmente no eres feliz en la posición o lugar en que te encuentras en este momento de la vida, difícilmente podrás brindar felicidad y bienestar a los que te rodean.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Nunca eres el último de la fila



Estamos viviendo tiempos difíciles, donde se conjugan muchos factores que nos crean estrés: conflictos de trabajo, problemas familiares, deudas, hasta la rutina misma. Si nos dejamos llevar de esa ola, podemos caer en una verdadera vorágine. Lo peor de todo, es que nos envolvemos tanto dentro de nuestros propios problemas, que entendemos que nuestro caso es el peor de todos, porque no nos tomamos el tiempo de ver el lado positivo o las cosas buenas que poseemos.



Muchas personas dieran lo que fuera por tener un trabajo del cual llegar cansados, una familia con quien discutir, o algo de dinero para gastar. No obstante, no todo el mundo tiene esa oportunidad, así que si miras detrás de tí, te darás cuenta que no eres el último de la fila, porque hay muchas otras personas con casos peores que los tuyos.



Personas sin hogar, sin trabajo, maltratadas o marginadas, enfermas, o con algún pariente cercano enfermo de gravedad, sin una familia que se preocupe por ellos, o alguien que simplemente los escuche.



Cuando observamos todo esto, debemos ser agradecidos por lo que tenemos, en lugar de lamentarnos por lo que no tenemos, y recordar que nunca debemos de dar por sentadas las bendiciones que recibimos diariamente, ni a las personas cercanas a nosotros, ya que todo esto puede desaparecer en un abrir y cerrar de ojos.



Te invito a salirte un poco de tu laberinto mental, para que puedas ver desde otra perspectiva las cosas, y te des cuenta de lo dichoso que eres en realidad. Recuerda que cualquier momento es bueno para ser agradecido, decirle a alguien que lo quieres, contar tus bendiciones o tenderle una mano amiga a alguien que se encuentra en una posición menos afortunada que la tuya.



domingo, 17 de julio de 2011

No quejarse no significa conformarse



Inicié este blog en un momento en que sentía que tenía muchas cosas que decir, y aunque hace un tiempo que no publico nada de mi autoría, muchas cosas han pasado por mi mente, y de lo que les hablaré hoy es una de ellas.



Me he percatado de la forma compulsiva e irracional en la que nos vivimos quejando de trivialidades y tonterías que no agregan valor alguno a nuestras vidas. Hemos permitido que esto se convierta en un hábito, y si alguno de ustedes puede encontrar el motivo por el cual esto es así, le exhorto a que lo comparta con nosotros.



Si en vez de intoxicar nuestro entorno con quejas sin sentido, nos tomáramos el tiempo para contar nuestras bendiciones, que de seguro son muchas, nuestra forma de pensar y hablar cambiaría casi en un 100%.



En lugar de ser quejadores compulsivos, seamos entes que aportemos soluciones. Si algo no nos gusta, pensemos en lo que podemos hacer para ayudar a cambiarlo, en lugar de estar haciendo comentarios nocivos o dañinos, sobre todo si se hacen sobre alguna persona en particular.



No quejarse no quiere decir conformarse, porque hay que estar claros de que todo ser humano tiene que aspirar a algún objetivo constantemente, pero irnos al extremo de estar todo el tiempo expresando una insatisfacción desmedida, sobre todo en aspectos poco relevantes, puede resultar frustante y agotador, no solo para el que se queja, sino para que el que lamentablemente tiene que escuchar su retahila de lamentaciones.



Si tienes que comunicar tu descontento por algo, al menos utiliza los canales correctos, y no andes por ahí desperdiciando tu oxígeno con quien no le compete lo que te molesta, o con la persona que no te va a resolver tu inquietud. Utilicemos nuestras palabras y nuestro tiempo de forma más productiva y orientada a soluciones.



"Qué calor, qué frío, esta comida si sabe mala, mi pelo si está feo, el café está aguado, mi esposo está insoportable, los niños si están inquietos hoy, no soporto a mi compañero de trabajo, odio los lunes, que horrible está el tránsito, que fastidio tener que ir al supermercado, etc." La lista de cosas que decimos a veces hasta inconscientemente puede ser interminable. No podemos vivir en semejante círculo vicioso sin que nuestro pensamiento se vea afectado negativamente, y que esto redunde en nuestro entorno!!!



Amigo lector, si tienes salud, familia, trabajo, comida, un techo, libertad de expresión y tus necesidades básicas cubiertas, eres mucho más dichoso que muchos otros habitantes de este planeta.



Dale gracias al Creador por todo lo que tienes y simplemente Sé Feliz. Cambia la forma de ver las cosas y las cosas cambiarán de forma (esta frase la leí en un video de YouTube, 21 días sin quejarse, el cual recomiendo).



domingo, 13 de marzo de 2011

Saber vivir es no estar solo


Encontré esta bella lectura, y la dedico en especial a todos mis amigos, que son una parte tan importante para poder mantener nuestra salud emocional equilibrada y feliz. Los quiero con todo mi corazón!!!!


Hace muchos años, un joven recién casado estaba sentado en un sofá en un día caluroso y húmedo, bebiendo jugo helado durante una visita a su padre. Mientras conversaba sobre la vida, el matrimonio, las responsabilidades y las obligaciones de las personas adultas, el padre revolvía pensativamente los cubos de hielo de su vaso y lanzó una mirada clara y sobria hacia su hijo."Nunca olvides a tus amigos", dijo "Serán más importantes en la medida en que envejezcas"."Independientemente de cuanto ames a tu familia y los hijos que por ventura vayas a tener, tú siempre necesitarás de amigos.


Recuerda salir ocasionalmente con ellos, realiza actividades con ellos, llámalos por teléfono""¡Qué extraño consejo!" pensó el joven. "Acabo de ingresar al mundo de los casados, soy adulto y con seguridad mi esposa y la familia que formaremos serán todo lo que necesito para dar sentido a mi vida". Con todo, él obedeció a su papá; mantuvo contacto con sus amigos y anualmente aumentaba el número de ellos. Con el pasar de los años, fue comprendiendo que su padre sabía de lo que hablaba.


En la medida en que el tiempo y la naturaleza realizan sus designios y misterios en un hombre, los amigos resultan baluartes de su vida. Pasados los 50 años de vida, he aquí lo que aprendió: El tiempo pasa. La vida continúa. La distancia separa. Los niños crecen. Los hijos se independizan. Los empleos van y vienen. El amor se debilita. Las personas no hacen lo que deberían hacer. El corazón se rompe. Los padres mueren. Los colegas olvidan los favores. Las carreras terminan. Más los verdaderos amigos siempre están ahí, no importa a cuánto tiempo o a cuantos kilómetros se encuentren.

Un amigo nunca está más distante que el alcance de una necesidad, haciendo barra por ti, interviniendo a tu favor, esperándote de brazos abiertos o bendiciendo tu vida. Cuando iniciamos esta aventura llamada VIDA, no sabíamos de las increíbles alegrías o tristezas que estaban delante. No sabíamos cuánto necesitaríamos unos de otros.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Los Bizcochos Quemados


Una amiga muy querida me hizo llegar este mensaje. No se su procedencia o autor, pero es algo que realmente vale la pena leer.
Este mundo fuera mucho mejor si aplicáramos un poco mas de amabilidad y aceptación en nuestras relaciones cotidianas. Que lo disfruten!!!!


Cuando yo era niño recuerdo una noche en particular, cuando mi mama después de un largo y duro día en el trabajo preparo la cena y puso un plato de huevos, salchichas y bizcochos muy quemados frente a mi padre. Recuerdo estar esperando ver si alguien lo notaba!!! Sin embargo, aunque mi padre lo notó, alcanzó un bizcocho, sonrió a mi madre y me preguntó cómo me había ido en la escuela.


No recuerdo lo que le contesté, pero sí recuerdo verlo untándole mantequilla y mermelada al bizcocho y comérselo todo. Cuando me levanté de la mesa esa noche, recuerdo haber oído a mi madre pedir disculpas a mi padre por los bizcochos quemados. Nunca voy a olvidar lo que él dijo: "Cariño, me encantan los bizcochos quemados".


Más tarde esa noche, fui a dar el beso de buenas noches a mi padre y le pregunté si a él le gustaban los bizcochos quemados. Él me abrazó y dijo: "Tu mamá tuvo un día muy duro en el trabajo, está muy cansada y además, un bizcocho un poco quemado no le hace daño a nadie". La vida está llena de cosas imperfectas y gente imperfecta.


Lo que he aprendido con los años, es que aprender a aceptar los defectos de cada uno de nosotros y decidir celebrar cada una de las diferencias de los demás, es una de las cosas más importantes para crear una relación sana y duradera... donde un bizcocho quemado no va a romper un corazón. Podríamos extender esto a cualquier tipo de relación. De hecho, la comprensión es la base de cualquier relación, ya sea esposo-esposa o padre-hijo o cualquier tipo de amistad!


Sé más amable de lo necesario, porque toda la gente que conocemos, en este momento está librando algún tipo de batalla.

lunes, 24 de enero de 2011

¿Tiene usted experiencia?


Un excelente y aleccionador mensaje que recibí para compartir con los amigos lectores y seguir alimentando nuestra alma.


En un proceso de selección de personal para la VOLKSWAGEN los candidatos debían responder a la pregunta: "¿Tiene Usted experiencia?" La redacción a continuación transcrita fue efectuada por uno de los participantes. Él fue aceptado y su respuesta se ha convertido en leyenda. Con seguridad él siempre será recordado por su creatividad, su poesía y sobre todo por su alma.


RESPUESTA:


Le he hecho cosquillas a mi hermana para que dejara de llorar, me he quemado jugando con una vela, también he soplado una "bomba" de chicle hasta que ella estalle en mi rostro, he conversado frente al espejo y hasta he jugado a ser brujo.
He querido ser astronauta, violinista, mago, cazador y trapecista. Me he escondido detrás de una cortina, pero olvidándome los pies por fuera. Ya he realizado "inocentadas" por teléfono. Me he mojado bajo la lluvia y he acabado encantado de ello.

Ya he robado un beso, he confundido sentimientos, he tomado el atajo equivocado y he continuado andando por lo desconocido. Ya he raspado el fondo de una olla de arroz por el "cocolón", me he lastimado haciendo la barba al apuro y he llorado escuchando música en un autobús. He intentado olvidar a algunas personas pero descubrí que ellas son las más difíciles de olvidar.


He subido a escondidas al tejado para intentar alcanzar estrellas, también he subido a un árbol para robar una fruta y he caído de la escalera de nalgas. He jurado amor eterno, he escrito en la pared de la escuela, he llorado sentado en el suelo del baño, he huido de casa "para siempre" y he vuelto en un momento. He corrido para no dejar que una persona llore y he quedado solo, en medio de mil personas, sintiendo la ausencia de una sola persona.

He visto la puesta de sol color rosa y anaranjado, me he lanzado a una piscina sin el deseo de volver, he tomado whisky hasta sentir adormecidos mis labios y he observado a la ciudad desde el aire y aún así no he encontrado mi lugar en ella. He sentido miedo a la oscuridad, he temblado de nervios y hasta casi he muerto de amor pero he resucitado para mirar la sonrisa de alguien especial.


Me he despertado en medio de la noche y con temor a levantarme. He apostado a correr desnudo por la calle, he gritado de felicidad, he robado rosas en un gran jardín. Me he enamorado y he pensado que era para siempre, pero siempre era un "para siempre" a medias. Me he recostado en el césped por la madrugada y he visto a la Luna tornarse en Sol, he llorado la partida de mis amigos y he descubierto que luego ellos regresan nuevos y que la vida no es sino un ir y volver sin sentido.


Han sido tantas cosas realizadas, momentos fotografiados por el lente de la emoción guardados en un baúl llamado oración. Y ahora un formulario me interroga, me empuja contra la pared y me grita "¿Tiene Usted experiencia?"


Esa pregunta resuena en mi cerebro: experiencia...experiencia.
¿Será que ser un "sembrador de sonrisas" no es una buena experiencia? No, tal vez no sepan aún de sueños e ideales.
Ahora me gustaría averiguar una pequeña cosa a quién formula esa pregunta:
¿Experiencia? ¿Quién la tiene?
Si a cada momento todo se renueva y cambia, si cada día es un constante aprendizaje.