sábado, 24 de marzo de 2012

Dinero Vs. Comportamiento Social

Nuevamente me complace publicar otro artículo escrito por Raúl Vásquez Díaz, quien comparte una reflexión muy acorde a los tiempos que estamos viviendo en la actualidad.

Vivimos en un mundo donde el dinero está jugando un papel importantísimo en el comportamiento de las personas que forman parte de él, olvidando muchas veces las buenas costumbres, el respeto y demás cosas importantes en el desarrollo de las sociedades.

Día a día nos enfrentamos a distintas situaciones en las cuales vemos como se ha perdido todo esto, ya que las personas no saben reclamar un derecho sin insultar, menospreciar u ofender al que lo atiende o sin utilizar la frase famosa en países como el nuestro donde la posición social, política o empresarial juega un papel determinante en el abuso: “TU NO SABES QUIEN SOY YO” o también “YO NO HAGO FILA”, lo cual  provoca muchas veces la ira y la desesperación de las personas que si están haciendo lo correcto y sienten que son menos y que hasta se le pasa por encima en dichas situaciones.

Tomé la iniciativa de escribir estas reflexiones el día en que me encontraba desayunando con mi pareja en un lugar de la ciudad de Santo Domingo en el cual me senté entre otras cosas a observar el comportamiento de las personas presentes allí y pude ver lo distinto que somos, aún siendo dominicanos en su mayoría pero con actitudes y reacciones distintas ante situaciones que se presentan.

Soy hijo de una educadora de profesión y no por eso sé que la educación, los principios y los valores nos llegan desde la casa sino porque ella junto a mi padre siempre sacaron tiempo para nosotros y para nuestra educación además estuvieron presenten siempre monitoreándonos y también a nuestras amistades a fin de lograr en nosotros los mejores resultados y que fuéramos personas de bien.
Me preocupan muchas cosas entre ellas el abuso de poder, producto de posiciones laborales que a la vez generan mayor poder adquisitivo y le hacen creer a esas personas que tienen mas derechos que los demás provocando entonces que los que no disfrutan de esas posiciones se esfuercen en luchar a cualquier precio por llegar, pero no para arreglar las cosas sino para ser parte del mismo abuso y el mismo desorden que nos tiene hundidos en el sub desarrollo y en el atraso por no utilizar otros términos un poco mas fuertes pero que reflejan nuestras realidades.
Muchas veces fuimos rechazados en puertas de discos, bares, clubs y restaurants por nuestro aspecto físico o por la forma en que andabamos vestidos pero le daban paso a personas peores presentados que nosotros pero que estaban acostumbradas a hacerlo todo con dinero dejando mas que claro que el DINERO LO COMPRA TODO Y QUE TODOS TIENEN SU PRECIO.
Amigos lectores, reflexionemos sobre esta situación y no dejemos que nuestro país y el resto del mundo se siga viendo afectado por esta serie de cosas y de personas sin costumbres; luchemos por cambiar las cosas pero primero debemos:
COMENZAR POR NOSOTROS MISMOS