jueves, 20 de diciembre de 2012

El fin del mundo



Mañana estamos a 21 de diciembre del 2012, fecha que muchos han interpretado como el día en que se acaba el mundo, según las predicciones mayas.
 
Probablemente la mayoría de las personas ve este fin del mundo como destrucción y muerte del planeta Tierra y todos los que lo habitamos, a través de meteoritos, erupción de volcanes, terremotos o algún otro fenómeno, pero por otro lado, existe la interpretación de que se trata del final de una era, y el inicio de otra, mucho más armónica y positiva, que conlleva una mayor búsqueda de la espiritualidad por parte de los seres humanos y una mejor relación con la naturaleza.
 
Si el llamado "fin del mundo" significa que va a desaparecer la maldad, la violencia, el afán por las cosas materiales, la ambición desmedida, las mentiras, el robo, los asesinatos, la falta de respeto, pues que llegue pronto, porque estamos desesperados por un cambio, un nuevo ciclo de vida donde prime el amor, el orden, la armonía, el cuidado hacia nuestro planeta, y nos enfoquemos más en el ser y no en el tener.
 
Es importante que estemos preparados para recibir esta nueva era que inicia, por lo que recomiendo que cada uno de nosotros tenga flexibilidad y apertura de mente, para hacer los cambios internos que sean necesarios, que procuremos siempre hacer el bien, contribuir a la vida ordenada y pacífica, ayudar a nuestro prójimo de forma desinteresada, y cuidar nuestro entorno.
 
Bienvenido sea este nuevo ciclo!!!!
 

lunes, 12 de noviembre de 2012

El poder del pensamiento flexible

 
Así se titula el libro que estoy leyendo en la actualidad, del psicólogo Walter Riso. En este texto he podido aprender que el pensamiento rígido petrifica y estanca, mientras que el pensamiento flexible permite que las cosas fluyan, y puede nutrirse de otros puntos de vista, sin llegar a perder sus creencias.
 
El autor nos propone algunas recomendaciones para ayudar a flexibilizar nuestros esquemas de pensamiento, las cuales comparto textualmente a continuación:
 
  • "Practica el descentramiento cada vez que puedas. Intenta hacer un giro y ponte en el lugar del otro. Conviértelo en una costumbre: ¿Qué sentirá, qué pensará, cómo habrá llegado a esas conclusiones, cómo se sentirá el otro? Aceptar que uno no es el centro del universo es romper el ordenamiento mental de la rigidez. Flexibilidad es integración; rigidez es exclusión.
  • ¿Estás consciente de tu propia insuficiencia o te has creído el cuento de que te las sabes todas? Tienes que desinflar el ego para ser flexible, porque la humildad nace de la necesidad de saber y explorar el mundo. El "no sé" te impulsa; el "lo sé todo" paraliza tu pensamiento. Es mejor no sentirse Dios; eso es demasiada carga.
  • Si eres capaz y si la valentía te aguanta, trata de observar lo bueno y lo malo en ti. No esperes a que otros te digan que torciste el camino. Cae en cuenta tú mismo, autoobsérvate sencillamente porque "se te dio la gana". No hay flexibilidad sin revisión a fondo, sin pasar el antivirus para mentes retrógradas. ¿Ejecutar el análisis de todo el sistema? No lo dudes, aprieta la tecla que diga OK. Echa a rodar el programa de autocrítica. Al principio te sentirás incómodo, pero al cabo de un tiempo habrás creado la maravillosa costumbre de no dejar entrar el dogmatismo a tu vida."
En resumen, poner en práctica lo que nos recomienda el Sr. Walter Riso, requiere de mucha honestidad con nosotros mismos, para hacernos esa auto revisión profunda y a la vez requiere de mucha empatía, para poder sensibilizarnos ante lo que los demás puedan sentir o pensar. Es verdad que puede resultar incómodo, como todo lo que nos saca de nuestra zona de confort, pero vale la pena, porque saldremos enriquecidos de este proceso, y nuestras relaciones interpersonales se verán significativamente mejoradas.
 
 
 
  
  
 

viernes, 9 de noviembre de 2012

20 Reglas De Vida


miércoles, 17 de octubre de 2012

Un día a la vez

Cambiar hábitos negativos no es tarea fácil, eso no es secreto para nadie. Pero una vez tomamos la firme decisión de hacerlo, podemos lograrlo,  y volvernos imparables hasta llegar al objetivo que nos hemos propuesto.
 
Lo importante, al momento de modificar nuestro modo de pensar y actuar, o nuestro estilo de vida, es tener muy clara la razón por la cual lo estamos haciendo, así como también cual es la meta a la que deseamos llegar.
 
Todo esto toma tiempo, y requiere de varios elementos:
 
- Consistencia
- Persistencia
- Disciplina
- Paciencia
 
No podemos pretender cambiar algo de la noche a la mañana, si tenemos años incurriendo en eso que ya no queremos que forme parte de nuestra vida. Por eso he titulado este artículo como "Un día a la vez".
 
No nos ofusquemos queriendo ver el panorama completo, ni pensando en lo lejos que está nuestra meta. Enfoquémonos en hacer algo nuevo cada día en pos de lograr lo que queremos. Si tomamos acción paso a paso, se nos hará el camino menos pesado y más llevadero.
 
De esta forma nuestros nuevos hábitos irán desarrollándose hasta formar parte de nosotros, casi sin que nos demos cuenta y se convertirán en tu rutina diaria.
 
Y si un día fallas, tienes la oportunidad de empezar de nuevo, así que te invito a que no esperes más. Plantéate tu objetivo, y ve tras él, un día a la vez. 
 
 

martes, 2 de octubre de 2012

Amor Incondicional

Hace un rato, navegando en una de las tantas redes sociales donde estoy registrada, me encontré con una conmovedora historia del original disfraz de Halloween que le hizo un padre a su hijo, que tiene que andar en silla de ruedas por haber nacido con espina bífida.
 
El divertido disfraz consistió en un camión de helados, donde el niño, con su uniforme de heladero, podía desplazarse en su "camión" a través de su silla de ruedas, y así ir por su vecindario recolectando dulces, o como dicen en Estados Unidos, "Go Trick or Treat".
 
Además de ser una historia muy enternecedora, nos muestra hasta donde puede llegar el amor de nuestros padres hacia nosotros. Ese es un amor que no conoce límites o barreras. No importa que edad tengamos, para nuestros padres siempre seremos sus pequeños hijos, merecedores de su preocupación, amor y cuidado.
 
Eso es algo que a veces nos cuesta entender, sobre todo cuando somos adultos. No obstante, resulta reconfortante saber que alguien nos ama a pesar de todo, y que aún hayamos fallado muchas veces, ese amor permanece invariable.
 
Contar con ese apoyo y ese amor sin medidas, es uno de los más grandes tesoros que un ser humano puede poseer y que el dinero no puede comprar ni reemplazar.
 
Procuremos valorar cada minuto que tengamos ese amor con nosotros, y que el mismo sea recíproco, es decir, que se lo devolvamos a nuestros padres en la misma magnitud, o aún más, porque además de amarlos debemos de agradecerles por habernos hecho quienes somos hoy, por apoyar, respetar y tolerar nuestras decisiones, sobre todo las equivocadas, porque precisamente en esos momentos es que ellos nos han ayudado a limpiarnos las rodillas cuando hemos caído, y nos han transmitido la fuerza y valor para seguir caminando.
 
Este artículo lo dedico a mis padres, que son mis héroes, mi roca, a los que amo profundamente.

lunes, 1 de octubre de 2012

La vida es simple

La vida, en términos generales, es muy simple, pero por alguna razón desconocida, insistimos en complicarla. Muchas veces, no lo hacemos nosotros directamente, sino las personas a nuestro alrededor.
 
Necesito que alguien me explique el atractivo que tiene representar una complicación para los demás, muchas veces, rayando en hacerles la vida imposible. Para mí eso es un repelente humano. Es como estar caminando sobre vidrio, con temor a que se rompa. Es por ejemplo, tener que decir: "ten cuidado con lo que le dices a fulano, porque es una persona muy complicado". Disculpenme, pero nadie quiere tener que lidiar con personas conflictivas, pesadas o gruñonas.
 
Es mucho más sencillo y bonito vivir en armonía, ser un facilitador de procesos, y no una persona cuyo pasatiempo favorito sea ponerle trabas a los demás. Ser simple es parte del amor al prójimo. No piensen que  la simpleza o sencillez significa dejarnos pisotear. Ojo con eso, si están faltando a nuestros derechos, debemos reclamarlos, pero de forma civilizada, sin hacer las cosas más complicadas que lo necesario.
 
En la simplicidad también hay empatía, accesibilidad, capacidad para percibir las necesidades de otros, y poder brindar ayuda desinteresada.
 
En definitiva, en la simpleza hay más felicidad, paz interior, y menos arrugas. Pongámosla en práctica hoy para iniciar una semana más ligera, y llena de emociones positivas hacia nosotros mismos y hacia quienes nos rodean.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Las Coincidencias No Existen

Te ha pasado alguna vez, que te encuentras muy agobiado o preocupado, te han empezado a invadir pensamientos negativos, debido a alguna situación complicada que estés atravesando en el momento y de forma inesperada te llega un mensaje a tu correo, a tu celular, o recibes una llamada, que te transmite consuelo, nuevas fuerzas y sobre todo, mucha fe de que las cosas van a mejorar.
 
Ayer me encontraba particularmente preocupada y como decimos en buen dominicano, "dándole mucha mente" a una situación en particular, sin embargo, hoy desde temprano empecé a recibir mensajes alusivos a lo que me estaba sucediendo, motivándome a no perder la fé, dejándome saber que Dios siempre llega a tiempo, y que no podemos desesperarnos cuando las cosas no suceden cuando y como queremos, por que todo llega en el momento preciso en que estamos listos para recibirlo.
 
Muchas veces me he preguntado como es posible tanta coincidencia, que justo el día en que más necesito una palabra de aliento, la recibo de la forma y fuente más inesperada. Hasta he llegado a bromear, diciendo que Dios tiene mi correo y BB Pin, porque me envía sus mensajes en el momento justo. Ahora bien, lo más importante de todo esto es tener nuestros sentidos los suficientemente abiertos para poder interpretar lo que nos quiere decir y actuar en consecuencia.
 
Que bueno es saber, que a pesar de lo rápido que estamos viviendo, y de lo impersonal que nos vuelve la alta tecnología, El siempre encuentra la manera de hacernos saber que está ahí dándonos las respuestas que buscamos, en el tiempo que nos conviene.
 
En resumen, siempre he dicho que para mí no existen coincidencias, sino Diosidencias, donde todo ocurre en el lugar y momento preciso, para que lo podamos valorar y disfrutar, porque ya contamos con la madurez y preparación para hacerlo.
 

jueves, 6 de septiembre de 2012

Lo que expresamos es el reflejo de lo que somos

Me encontraba el domingo pasado en misa, y durante el evangelio, una frase dicha por el sacerdote se me quedó grabada en la mente, y me motivó a escribir este artículo.
 
Dijo, "Es más dañino lo que sale del cuerpo que lo que entra en el". No son sus palabras textuales, pero es la idea central. También agregó que lo que sale de nosotros es el reflejo de lo que realmente somos.
 
Esas palabras fueron un tremendo detonante en mi cabeza, porque me puse a pensar en cada cosa inapropiada que decimos, cada chisme, rumor, crítica destructiva o cualquier palabra negativa, que no beneficia a nadie.
 
Tenemos que cuidarnos de no caer en ese tipo de conductas, porque al hacerlo, esto indica que lo que llevamos dentro no es muy bonito que digamos y deja mucho que desear.
 
Podemos usar los jabones más caros, arreglarnos en los salones de belleza más exclusivos, pero todo eso es simple apariencia. Si por dentro llevamos envidia, rencor, celos, o cualquier otro tipo de sentimiento negativo, de nada sirve embellecernos físicamente, porque al final, lo que reflejaremos será nuestra pobreza de espíritu, mediocridade, complejos de inferioridad y muchas otras cosas que ningún centro de belleza y estética puede arreglar.
 
Procuremos primero ser bellos por dentro, haciendo siempre el bien a quien nos rodea, comunicando las cosas sin herir ni atropellar a los demás, pero sobre todo con fundamentos claros, que no estén basados en el famoso "me dijeron" o "escuché por ahí". Así  nos sentiremos orgullosos de nuestro reflejo, y no hablo precisamente del reflejo físico que vemos en el espejo, sino de lo que reflejan nuestra alma y corazón, que al final del día son las que perduran para siempre.
 
 

lunes, 20 de agosto de 2012

Suéltate y No Temas!

Cuantas veces nos hemos visto aferrados a una situación que no nos hace feliz, o no nos conviene, por comodidad, miedo, incertidumbre ante lo desconocido, o resistencia al cambio, lo que es natural en nosotros los seres humanos.

Recientemente encontré una imagen con una frase que decía: “Nos quedamos tanto tiempo mirando una puerta que se cierra, que no nos damos cuenta, cuantas se están abriendo”.

Esta conducta la vivimos a diario, en nuestras relaciones, en los trabajos, con los amigos, etc. Es como si viviéramos resignados a llevar a cuestas una existencia que no nos satisface ni nos llena. ¿Dónde está escrito que tenemos que pagar tan alto precio para sentirnos libres, plenos y felices? Que alguien me lo explique, porque estoy negada a creer que esa debe ser nuestra realidad.

No debemos temer que nos llamen locos, si encontramos nuestra felicidad de una forma poco ortodoxa, muy separada de los estándares establecidos por la sociedad, pues al final de cuentas, aquellos que te señalan o critican de forma negativa, no son los que mes a mes te envían un cheque para que pagues tus cuentas o te acompañan cuando has tocado fondo.

Sin ánimo de sonar drástica, la actitud de apegarnos a algo mediocre, y no querer soltarnos, por falta de fe o por temor, me hace recordar la historia del alpinista que murió congelado, aferrado a su roca, cuando se encontraba apenas a dos metros de distancia del suelo, porque no confió lo suficiente en Dios como para soltarse y dejarse llevar.

Sabemos que dejar ir algo que nos parece seguro y cómodo no es tarea fácil. Que para llegar a tomar esa decisión hace falta tener los pantalones bien puestos y un deseo muy fuerte de querer lograr algo más, que tenemos que estar preparados para todas las crisis emocionales y ansiedad que este proceso conlleva, pero a la vez, debemos estar confiados en que una vez nos hayamos soltado, habrá valido la pena, y que un mundo nuevo, lleno de hermosas posibilidades y también realidades, nos aguarda.

viernes, 10 de agosto de 2012

La belleza del saludo

Cuenta una historia que un judío trabajaba en una planta empacadora de carne en Noruega. Un día terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo; se cerró la puerta con el seguro y se quedó atrapado dentro del refrigerador. Golpeó fuertemente la puerta y empezó a gritar, pero nadie lo escuchaba. La mayoría de los trabajadores se habían ido a sus casas, y era casi imposible escucharlo por el grosor que tenía esa puerta.

Llevaba cinco horas en el refrigerador al borde de la muerte. De repente se abrió la puerta. El guardia de seguridad entro y lo rescató.

Después de esto, le preguntaron al guardia a qué se debe que se le ocurrió abrir esa puerta si no es parte de su rutina de trabajo?. Él explicó: llevo trabajando en ésta empresa 35 años; cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero él es el único que me saluda en la mañana y se despide de mí en las tardes. El resto de los trabajadores me tratan como si fuera invisible.

Hoy me dijo “ hola ” a la entrada, pero nunca escuché - “hasta mañana” - Yo espero por ese hola, buenos días, y ése chau o hasta mañana - cada día. Sabiendo que todavía no se había despedido de mi, pensé que debía estar en algún lugar del edificio, por lo que lo busqué y lo encontré ”.

Reflexión final: Un saludo no cuesta nada, pero su valor es incalculable. Puede alegrarle el día a quien más lo necesita, o hasta salvar una vida. Seamos agentes multiplicadores de la cortesía, que tanto escasea en estos días...

miércoles, 11 de julio de 2012

Cómo duele crecer!!!

El ser humano vive en constante cambio y evolución a lo largo de su vida. Muchos están orientados hacia superarse constantemente a sí mismos, en busca de la mejora continua. Otros se quedan rezagados en una zona de confort y simplemente no crecen ni maduran.

Todo proceso que involucre cambios, crecimiento o madurez va en contra de la comodidad, y resulta agotador y doloroso, porque tenemos que luchar contra nuestra propia corriente, tropezar, cometer muchísimos errores, asumir nuestras responsabilidades y si aún a pesar de todos esos obstáculos no sacamos una lección que nos permita ser mejores seres humanos, eventualmente la vida se encarga de pasarnos factura, enviándonos pruebas mucho más difíciles de superar, y en ocasiones, esa factura no siempre viene acompañada de alguien a nuestro lado que nos ayude a sortear esos desafíos.

Ahora bien, la decisión de crecer y cambiar, no tiene que ser fruto de los golpes que la vida nos haya propinado. Puede ser una decisión natural y propia si así lo deseamos. Esto puede estar basado en querer ser como alguna persona ejemplar que conozcamos, o por simple orientación al logro, que es algo que habita dentro de la mayoría de nosotros, aunque a veces no lo sepamos detectar. Quizá esta es la forma menos traumática de lograr una evolución en nosotros mismos.

Es mejor que pongamos todos nuestros sentidos en funcionamiento para estar atentos a las señales que nos da la vida para que cambiemos, mejoremos esas áreas que ameritan ser pulidas, en lugar de acomodarnos a esperar que nos caiga de repente un ladrillazo en la cabeza, lo cual hará este proceso largo y doloroso.

No nos quedemos rezagados en nuestra propia comodidad, pongamos en acción nuestro autoconocimiento, para que identifiquemos nuestras oportunidades de mejora y luchemos por ser cada día  personas emocionalmente sanas y maduras. Aunque conlleve un gran esfuerzo, el resultado vale la pena, se los puedo asegurar!!!

Si no me creen a mí, pregúntenle a la mariposa, que antes fue oruga, o al águila, que para renovarse debe primero arrancar sus propias plumas....

jueves, 31 de mayo de 2012

4% para la educación nacional y 100% para la educación de hogar

Me inspiré en ese título, a raíz de un comentario que hizo mi madre, debido a los múltiples hechos de sangre y delincuencia que está viviendo nuestro país. No tenemos que ser psicólogos para saber que la raíz de esos grandes flagelos es la falta de educación en el hogar. Es más cómodo delegar la educación de nuestros hijos en una niñera, o peor aún, en el último equipo de alta tecnología, que poner el esfuerzo necesario para inculcarles valores morales, y enseñarles a discernir entre el bien y el mal.

Con mucha tristeza observamos como va perdiendo valor el trabajo honesto para dar paso a formas de ganar dinero rápido y mal habido. Parte de esto surge de que muchas veces copiamos lo negativo de otras culturas más desarrolladas que las nuestras, en lugar de imitar las cosas positivas. A esto se le suma el bombardeo constante de información que recibimos a través de la televisión, redes sociales, música y otros medios de comunicación, las cuales no siempre vienen filtradas adecuadamente.

No podemos permanecer apáticos e indolentes ante esta situación. Todo aquel que tenga la responsabilidad de educar uno o más niños, tiene que velar porque reciban una educación de hogar basada en valores morales. Podemos educar y aplicar disciplina sin que esto implique maltrato o trauma. Lo que no nos podemos es darnos el lujo de seguir siendo permisivos o actuar como que nada nos importa, pues no sabemos si en el futuro, producto de nuestra dejadez, seamos los afectados directos de algún antisocial que no recibió en su casa las enseñanzas correctas.

Antes de culpar a los distintos gobiernos o a las instituciones educativas de todas las desgracias que están aconteciendo, busquemos más cerca, porque la educación empieza por casa. Además de exigir el 4% del PIB para la educación nacional, debemos dar el 100% para la de nuestros hogares!!!

Uno a uno procuremos hacer la diferencia, y hagámoslo Ya!!!

martes, 29 de mayo de 2012

El Momento es HOY

A raíz de una pérdida familiar sufrida ayer de forma repentina, he decidido escribir algunas palabras, para que entendamos que la vida frágil, y muchas veces breve. Debemos valorar cada minuto que vivimos, aprovechar cada instante en algo útil, dando siempre lo mejor de nosotros, antes de que sea demasiado tarde.

Disfrutemos de los tantos regalos que Dios nos ha dado; el sol, la lluvia, el amanecer que marca el comienzo de un nuevo día, un bello atardecer, la brisa fresca, el inmenso mar azul y un cielo estrellado, muchas de esas cosas que generalmente pasamos por alto. Vamos a invertir nuestro tiempo en manifestarle a nuestros seres queridos lo importantes que son para nosotros, y cuanto los amamos. 



También sugiero hacer una lista de cosas que quisiéramos disfrutar o experimentar mientras tengamos la posibilidad de hacerlo, y establezcamos un plan de acción y los plazos en que los llevaremos a cabo.

La vida es un tesoro precioso que hoy lo tenemos, pero mañana no sabemos, porque solo basta un segundo para que cambie el curso de las cosas.

Le cambiaré el sentido al refrán de "Es mejor prevenir que lamentar", y diré "Es mejor disfrutar que lamentar". No esperes a que sea tarde: ama HOY, sueña HOY, canta HOY, perdona HOY, Vive HOY... 

miércoles, 9 de mayo de 2012

Siempre adelante!

La vida es una colección de experiencias, momentos y vivencias, muchos son felices, otros no lo son tanto, pero sin lugar a dudas, son estos últimos los que más nos enseñan. Cada tropiezo, cada ladrillo que nos cae en la cabeza nos sirve de alerta para hacer cambios, revisarnos, modificar nuestras actitudes, estrategias, o simplemente para emprender otro camino.

Lo más importante que podemos hacer, cuando la vida nos da limones, no es solo hacer limonada, es sacar la lección que trajo consigo lo que nos haya ocurrido. Es fundamental que tomemos ese tiempo para reflexionar sobre nuestros errores, aceptar con humildad lo que no salió como deseábamos y tomar acción para seguir evolucionando como seres humanos.

Lamentarnos o mirar hacia atrás es una pérdida de tiempo. Ante cualquier adversidad que nos trae la vida, solo nos queda levantarnos, limpiarnos las rodillas y seguir caminando con nuestra mejor sonrisa y actitud positiva!

Nunca olvidemos que la noche se pone más oscura cuando va a amanecer...

jueves, 19 de abril de 2012

El poder de la colaboración es la multiplicación

Hola amigos, aquí les comparto esta breve pero excelente historia sobre el poder de trabajar unidos y el esfuerzo conjunto, tomado del libro: "Las 17 cualidades esenciales de un jugador de equipo", del autor John C. Maxwell.
 
Recordemos que no nacimos para actuar solos y que el éxito compartido sabe más dulce.
 
"En cierta ocasión unos niños paseaban por el bosque cuando descubrieron una línea de ferrocarril abandonada. Uno de los niños saltó a uno de los rieles y trató de caminar por él.Después de unos cuantos pasos, perdió el equilibrio.
 
Otro trató de hacer lo mismo, y también se cayó. Los demás se rieron.«Apuesto a que ustedes tampoco pueden», le dijo a los demás uno de los que había hecho el intento. Uno por uno los demás niños lo intentaron pero todos fallaron. Hasta el mejor deportista del grupo no pudo dar más de una docena de pasos antes de caer fuera del riel.
 
Entonces dos niños comenzaron a hablarse al oído y uno de ellos lanzó el siguiente desafío: «Yo puedo caminar todo lo que quiera por el riel, y él también», les dijo, señalando a su compañerito.«No, tú no puedes», le dijeron los demás. «¡Apuesto un dulce a cada uno que sí puedo!», les respondió. Los demás aceptaron. Entonces los niños subieron cada uno a un riel, extendieron un brazo, se tomaron fuertemente de las manos y empezaron a caminar por toda la vía.
 
Como individuos no hubieran podido hacerlo, pero trabajando juntos no les fue difícil alcanzar la victoria. El poder de la colaboración es la multiplicación."

miércoles, 11 de abril de 2012

El valor de la humildad

La humildad se puede definir como "conocer nuestras propias debilidades y limitaciones y actuar en consencuencia". Humildad también es aceptar que no somos perfectos, que somos humanos, capaces de cometer errores, y que vinimos a esta tierra a aprender de ellos, y de muchas otras fuentes. Debemos tener presente que no existe diferencia alguna en nosotros y que nadie es mejor que nadie, sino que cada quien tiene su valor, y todos tenemos nuestros aportes importantes que realizar.

A la ausencia de humildad, muchos llaman soberbia, prepotencia o arrogancia. Lo interesante sería descubrir que es lo que provoca que el ser humano incurra en semejantes anti-valores, para detrimento suyo y de quienes lo rodean. Una posición social adinerada? Un aspecto físico atractivo? Un intelecto envidiable para los demás?

Ninguno de estos aspectos tiene la suficiente validez para justificar semejante conducta. Nadie tiene el derecho de actuar con soberbia, pisoteando a los demás, haciéndoles sentir inferiores, o que ellos son mejores que nadie, con su ego inflado y sus ínfulas de super héroe de quinta categoría que ellos mismos se han otorgado.

¿Que sucede cuando estamos en contacto con gente sencilla y de actitud humilde? Nos sentimos tan bien que queremos tener contacto frecuente con esa persona, conversar animadamente, conocerla mejor, establecer una amistad sincera.

Caso contrario ocurre con las personas arrogantes y soberbias, con las que nadie quiere juntarse, a menos que sean personas de su misma especie, ya que solo así se pueden soportar.

Para mí, las personas carentes de humildad y autoconocimiento son como una enfermedad contagiosa a la que le quiero andar de lejos, y si por obligación debo acercarme, hacerlo con elementos protectores para que no se me pegue.

Que no se nos olvide que todo aquello que puede elevar nuestro ego: dinero, poder, belleza, etc. es pasajero, y al final del día a las personas se les recuerda por lo que fueron, no por lo que tuvieron.

"Cuando somos grandes en humildad, estamos más cerca de lo grande." Rabindranath Tagore




lunes, 2 de abril de 2012

Cuando No Valoramos el Recurso Más Importante: El Tiempo

Autor: Raúl Vásquez Díaz
Haciendo un recuento de las situaciones vividas a lo largo de mi existencia, me he dado cuenta  que en muchas ocasiones valoramos todo menos lo que más valor tiene que es el Tiempo. ¿Por qué digo esto? Simple y sencillamente porque es el único recurso que no se recupera.
El tiempo pasa lo aprovechemos o no; es por eso que debemos dedicarnos a dar lo mejor de nosotros a diario y que al final de cada día lo veamos como uno vivido productivamente y no como que pasó porque tenía que pasar.
Nuestro paso por este mundo es tan corto que a veces no nos detenemos a ver qué estamos haciendo con nuestra vida y nuestro tiempo; si le estamos dedicando el adecuado a nuestros seres queridos, a nuestros amigos, a nuestro trabajo o simplemente estamos detenidos pensando cosas, como por ejemplo que fulano tuvo suerte por estar en la posición que está, ignorando muchas veces que mientras nosotros estábamos pensando eso, esa persona aprovechó el tiempo en algo productivo y por eso está en ese lugar en este momento.
Soy de los que piensa que la suerte no existe cuando se trata de aprovechar el tiempo o de llegar a cumplir alguna meta o algún sueño, simplemente creo que uno mismo es el arquitecto de su destino y creador de su propia suerte por lo tanto debemos luchar incansablemente por conseguir distribuir mejor nuestro tiempo para así obtener los mejores resultados.
Hagamos la prueba jugando a distribuir mejor el tiempo y veremos como nuestras vidas mejoraran en casi un 100 % y hasta nos sobrará para hacer las actividades extras que tanto deseamos y a veces no podemos hacer.
VALOREMOS EL TIEMPO MIENTRAS PODAMOS, QUE IGUAL PASARA Y SOLO NOS QUEDARA EL REMORDIMIENTO DE QUE PUDIMOS Y NO QUISIMOS, AUN ESTAMOS A TIEMPO DE LOGRAR LO QUE TANTO DESEAMOS, GO GO GO QUE EL TIEMPO ES CORTO……….

miércoles, 28 de marzo de 2012

Vivir con alegría no tiene edad

La semana pasada, mientras esperaba mi turno en el salón de belleza, llegó una clienta. Era una señora de un poco más de 90 años. Lo que más me sorprendió de ella fue su independencia, su lucidez y sus ganas de vivir. Todo esto podría ser la envidia de muchos jóvenes de 20 o 30 años, que viven como zombies, con actitud apagada y sombría.

Al observar esta escena entendí que las ganas de vivir y la alegría no tienen edad, y que solo desaparecen cuando nuestro cuerpo deja el plano terrenal.

Lo que incrementó mi sorpresa fue cuando supe que esta señora tan mayor y de aspecto frágil era sobreviviente de unos 6 u 8 tipos de cáncer que habían atacado distintos órganos. No obstante a esto, con su actitud positiva y energía, logró sobreponerse a todo esto exitosamente.

Son casos como estos los que nos hacen reflexionar cuando nos sentimos abatidos por cualquier problema, y muchas veces por trivialidades o cosas sencillas que tienen solución. Si padecer cáncer en repetidas ocasiones no pudo derrumbar a esta señora, no podemos permitir que factores externos sin gran importancia empañen nuestra alegría de vivir.

La vida es una sola y hay que aprovecharla al máximo siendo felices a pesar de cualquier dificultad u obstáculo. Esa decisión está en nuestras manos!!!

sábado, 24 de marzo de 2012

Dinero Vs. Comportamiento Social

Nuevamente me complace publicar otro artículo escrito por Raúl Vásquez Díaz, quien comparte una reflexión muy acorde a los tiempos que estamos viviendo en la actualidad.

Vivimos en un mundo donde el dinero está jugando un papel importantísimo en el comportamiento de las personas que forman parte de él, olvidando muchas veces las buenas costumbres, el respeto y demás cosas importantes en el desarrollo de las sociedades.

Día a día nos enfrentamos a distintas situaciones en las cuales vemos como se ha perdido todo esto, ya que las personas no saben reclamar un derecho sin insultar, menospreciar u ofender al que lo atiende o sin utilizar la frase famosa en países como el nuestro donde la posición social, política o empresarial juega un papel determinante en el abuso: “TU NO SABES QUIEN SOY YO” o también “YO NO HAGO FILA”, lo cual  provoca muchas veces la ira y la desesperación de las personas que si están haciendo lo correcto y sienten que son menos y que hasta se le pasa por encima en dichas situaciones.

Tomé la iniciativa de escribir estas reflexiones el día en que me encontraba desayunando con mi pareja en un lugar de la ciudad de Santo Domingo en el cual me senté entre otras cosas a observar el comportamiento de las personas presentes allí y pude ver lo distinto que somos, aún siendo dominicanos en su mayoría pero con actitudes y reacciones distintas ante situaciones que se presentan.

Soy hijo de una educadora de profesión y no por eso sé que la educación, los principios y los valores nos llegan desde la casa sino porque ella junto a mi padre siempre sacaron tiempo para nosotros y para nuestra educación además estuvieron presenten siempre monitoreándonos y también a nuestras amistades a fin de lograr en nosotros los mejores resultados y que fuéramos personas de bien.
Me preocupan muchas cosas entre ellas el abuso de poder, producto de posiciones laborales que a la vez generan mayor poder adquisitivo y le hacen creer a esas personas que tienen mas derechos que los demás provocando entonces que los que no disfrutan de esas posiciones se esfuercen en luchar a cualquier precio por llegar, pero no para arreglar las cosas sino para ser parte del mismo abuso y el mismo desorden que nos tiene hundidos en el sub desarrollo y en el atraso por no utilizar otros términos un poco mas fuertes pero que reflejan nuestras realidades.
Muchas veces fuimos rechazados en puertas de discos, bares, clubs y restaurants por nuestro aspecto físico o por la forma en que andabamos vestidos pero le daban paso a personas peores presentados que nosotros pero que estaban acostumbradas a hacerlo todo con dinero dejando mas que claro que el DINERO LO COMPRA TODO Y QUE TODOS TIENEN SU PRECIO.
Amigos lectores, reflexionemos sobre esta situación y no dejemos que nuestro país y el resto del mundo se siga viendo afectado por esta serie de cosas y de personas sin costumbres; luchemos por cambiar las cosas pero primero debemos:
COMENZAR POR NOSOTROS MISMOS

miércoles, 21 de marzo de 2012

La fuerza que nos mueve

Muchas veces, cuando he atravesado por momentos difíciles, me he preguntado de donde se originan las fuerzas para continuar adelante y ser capaz hasta de sonreir y mantener mi sentido del humor. Esa fortaleza y resistencia puede venir de varias fuentes:

- Nuestra familia
- Nuestros amigos
- El sentido de responsabilidad hacia nuestros compromisos
- La orientación hacia el logro

Si bien algunos de esos factores que he citado son externos y cada uno de ellos juega un papel muy importante en nuestras vidas, hay uno interno muy fuerte, que podría decir que es el más influyente, al menos en mi caso. Se llama FE.

La Fe de saber que las cosas van a cambiar para bien, y que si hoy fue un mal día, mañana tenemos una nueva oportunidad de que sea un día mejor. Es eso que no puedes ver, pero que cada día, cuando llega la hora de despertarte, te dice "Levántate, y prepárate para recibir todo lo bueno que te espera".

No importa si practicas o no alguna religión. La Fe es un sentimiento universal, y gracias a ella es que salimos a luchar por nuestros objetivos cada día, aún cuando sentimos que hemos tocado fondo y que ya no nos quedan fuerzas. La Fe nos alimenta la esperanza, nos mantiene en pie ante cualquier adversidad, y gracias a ella podemos descubrir el inmenso poder que se esconde dentro de nosotros, y que debemos dejar salir para explotar nuestro máximo potencial.

Amigo lector, cuando sientas que estás a punto de tirar la toalla, busca dentro de tí, que es lo que te motiva a seguir adelante, levántate y sigue luchando hasta conquistar tus sueños. Nunca te rindas!!!




domingo, 18 de marzo de 2012

Somos Luz Para Iluminar a los Demás

Hoy tengo el honor de recibir en mi blog a mi primer autor invitado, con una bella reflexión personal.

Autor:  Raúl Vásquez Díaz

La palabra del Viernes 16 de Marzo del 2012 nos manda a hacernos un autoanálisis para determinar si somos luz para iluminar a los demás o simplemente estamos porque tenemos que estar y no con un objetivo de vida para servir a los demás,  a los necesitados.

A veces nosotros los seres humanos no nos detenemos a ver que pasa con el prójimo y solo pensamos en nosotros y en los nuestros entendiendo que es lo correcto y que la vida nos exige solo eso y nada más que trabajar para producir más dinero y tener una mejor vida ignorando muchas veces lo que es verdaderamente importante para vivir que es hacer el bien sin mirar a quien.

Cuantas veces iniciamos proyectos y planes de vida, de trabajo y demás cosas, sin pensar si estamos haciendo lo correcto y sin revisar nuestras actitudes y comportamientos con nuestro alrededor, con nuestros seres más queridos, amigos, familia y pareja y por qué no, compañeros de trabajo, de deportes u otras actividades de nuestro día a día. Pienso que antes de juzgar y criticar debemos comenzar por nosotros mismos y conversar más a menudo con Dios nuestro Señor porque a veces sacamos tiempo para todo menos para El, cuando debería ser lo primero de nuestros días y lo último antes de dormir en las noches, dando gracias por el día que nos regaló aunque no haya sido el mejor.

He aprendido mucho con el pasar de los años y he tropezado mucho pero esos tropiezos son necesarios para aprender a levantarnos y seguir adelante como dice la Palabra, ES DE HUMANOS CAER, DE SABIOS SABER LEVANTARSE. Es por eso que nunca por fuerte que sean las dificultades y las situaciones de vida no debemos dejar de luchar y debemos seguir adelante de la mano de Dios y con Fe de que las cosas serán mejores cada día y nunca  dejar de intentarlo.

La vida misma trae sus cosas pero está en nosotros mismos hacer la diferencia y ser ejemplo para los que vienen detrás y por qué no también a los que están al lado nuestro buscando un consejo u ofreciéndonos  una amistad sincera que en estos tiempos es algo bastante difícil y cuestionable pero desde mi óptica creo que todavía hay personas buenas, pasa que como todo lo bueno y duradero nos da trabajo encontrarlo.

Entonces pensemos en que estamos haciendo con nuestras vidas y decidamos hoy mismo dar un giro y pensar más en dar que en recibir porque ahí es que esta la grandeza de nuestro Señor, o como decía la Madre Teresa de Calcuta: DAR HASTA QUE DUELA Y CUANDO DUELA, DAR TODAVIA MAS. Reflexionemos sobre todo esto y veamos donde estamos parados y como vamos a vivir de ahora en adelante.

NUNCA ES TARDE SI DE CORAZON SE QUIEREN LOGRAR LAS METAS Y HACER UNA DIFERENCIA EN LA VIDA DE LOS DEMAS.

 ANIMATE Y DA EL PRIMER PASO!!!

martes, 13 de marzo de 2012

Todo sucede por una razón

Muchas veces en la vida nos hemos preguntado porqué suceden ciertas cosas, especialmente si son hechos negativos. Reclamamos, pataleamos, nos quejamos ante Dios de por qué nos pasó esto o aquello. Luego, al pasar el tiempo nos damos cuenta que era una experiencia que nos tocaba vivir para que pudiéramos seguir creciendo y aprendiendo, porque de todo lo que nos acontece en la vida podemos sacar una enseñanza, aunque durante el momento en que estemos atravesando la situación estemos totalmente bloqueados y ciegos, e inclusive en un estado de negación absoluta.

La vida nos pone pruebas, y mientras las superamos es que nos damos cuenta de que material estamos hechos, y que tan fuertes somos. Esas pruebas son las que moldean nuestro carácter, nos hacen madurar y crecer, para luego poder enfrentar cualquier reto que se nos ponga enfrente. Al final entendemos porqué tuvimos que atravesar ese camino difícil, y terminamos siendo agradecidos, porque gracias a esas experiencias nos convertimos en mejores seres humanos.

Cuando nos sintamos desfallecer, pensemos que estamos en proceso de convertirnos en un hermoso diamante:


El ser humano es como el carbón, necesita ser sometido a una serie acciones, para convertirse en un bello diamante o ser sólo una brasa más. Anónimo

domingo, 11 de marzo de 2012

Ponte en mis zapatos antes de juzgarme

Uno de los elementos clave de la inteligencia emocional es la empatía. Esto no es más que saber ponerse en el lugar del otro. Tener la suficiente sensibilidad para leer y percibir lo que el otro siente y piensa, y de esta forma poder llegar a tener una mejor comunicación con esa persona e inclusive, entenderla mejor.
Tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro no es tarea fácil, pero es vital para el desarrollo de relaciones interpersonales armoniosas. El ser humano necesita que lo escuchen, saberse comprendido sin que lo inunden de sermones y consejos no solicitados, ni mucho menos de un optimismo desmedido o comentarios que hieran sus sentimientos.
No es necesario que hayamos atravesado las mismas vivencias de los demás para ser empáticos, ni tampoco tenemos que abandonar nuestras creencias y valores para asumir los de los demás, simplemente debemos poner en práctica nuestra escucha activa, desarrollar nuestra percepción y ser muy observadores. Todos nuestros sentidos entran en juego para poder salirnos de nuestro mundo y adentrarnos en el de otra persona para comprender por qué actúa o siente de una determinada manera, o para poder ser un ente de apoyo ante una situación que esté atravesando en un momento dado.
Algunos errores que cometemos cuando intentamos ser empáticos con otro ser humano son:
-       Hacer comparaciones con situaciones similares que hayamos vivido
-       Restarle importancia a sus sentimientos e ideas
-       Intentar animarlo con frases positivas que ya suenan a cliché y se encuentran muy trilladas
-       Criticar o juzgar al otro sin conocer el trasfondo de los hechos, o el porqué de su conducta
-       Demostrar lástima a la otra persona
-       Hacer comentarios hirientes o despectivos, incluyendo el famoso “Te lo dije”
Les invito a que nos pongamos en los zapatos del otro, a entender su posición sin prejuicios o críticas, simplemente escuchando y comprendiendo, absteniéndonos de dar consejos que no nos hayan pedido. Vamos a ejercitar nuestra sensibilidad humana, dejando a un lado el egoísmo, activando nuestro “radar social”, que nos ayudará a brindar comprensión sincera y solidaridad para quienes lo necesitan.
“La empatía es la capacidad de pensar y sentir la vida interior de otra persona como si fuera la propia”. Heinz Kohut

jueves, 8 de marzo de 2012

Me sorprendí rompiendo lo viejo

Encontré en mi correo esta hermosa reflexión, que todos debemos practicar con cierta frecuencia, para no acumular cosas o sentimientos innecesarios y hacer espacio para todo lo bueno que nos depara el futuro.

Desconozco su autor, pero comparto su mensaje con mis queridos lectores:

Me sorprendí rompiendo papeles viejos, y sacudiendo cajones, hurgando en mi pasado y echando a la basura lo que en algún momento guardé y ahora lo tiro.
 
Mis cajones llenos de notas, papelitos, pilas viejas, agendas caducadas y mil cosas que en otro momento atesoré, para que el día de hoy los tire a la basura.

Guardamos compulsivamente, por si en algún momento lo necesitamos, y al pasar los años nos damos cuenta que vivimos rodeados de cosas sin utilidad, recuerdos vanos, aferrándonos a ellos por si algún día los vamos a ocupar.

Un boleto del metro, que fácilmente tiene 15 años, la garantía de una grabadora que ya ni existe, el manual de un televisor que le regalé a mi madre hace mas de 10 años, notas de supermercado, tarjetas de felicitación, y la invitación a una boda de gente que ni conozco, llaveros, etc. …

Tiré tantas cosas que llené dos cajas grandes, que se fueron directas a la basura, por fin, el orden, y el espacio suficiente para cosas nuevas que algún día serán parte de mi pasado, y que probablemente nunca las llegue a ocupar.
 
Me doy cuenta que también he atesorado sentimientos que nunca pienso ocupar, como el odio, el celo, la ambición desmedida, el egoísmo, y que ahora me encuentro echando a la basura junto con ese par de cajas con recuerdos, quedando más espacio para la compasión, la paciencia, el amor y el perdón.

Teniendo orden en la casa, y orden en mis sentimientos, siempre queda más espacio para llenarlo con lo mejor de nosotros, para llenarlo de amistad y de comprensión, que en el camino de la vida, nos servirán más que cualquier tesoro. Es importante tener en orden todo, primero un gran lugar para Dios, después, otro para la familia y los amigos, todo con sus prioridades.

Pero es muy importante mantener una vacante, siempre limpia y disponible en todo momento porque nunca sabremos cuando la vamos a necesitar, en algún momento, o en algún lugar, tal vez alguien requiera de ese espacio en nuestro corazón, para encontrar alivio a sus penas, y reconfortarse en un corazón amigo, con la confianza de que quien lo escucha sabrá comprenderlo, para compartir sus penas y alegrías.

Que estés bien, que tengas un muy buen fin de semana con tiempo suficiente
para limpiar los cajones y poner todas tus cosas en orden, empezando por tu corazón, te hará sentir muy bien el saber que le abres la puerta a todo lo nuevo que viene hacia ti.

 
*Se Descaradamente Feliz.*

miércoles, 7 de marzo de 2012

A lo hecho, pecho!

Son solo cuatro palabras las de ese simpático refrán, pero las mismas tienen un gran significado, que no es más que asumir la responsabilidad por nuestras acciones. Todo lo que nos acontece, es fruto de las elecciones que hemos hecho un momento determinado, aunque muchas veces le echamos la culpa a un tercero, a las circunstancias, a un trabajo, a una pareja, o a la vida misma.

Sin embargo, en ese momento en que nos vimos precisados a tomar alguna decisión importante, lo hicimos y punto. Hasta donde yo sé, nadie nos sugestionó poniéndonos una pistola en la cabeza.

Por lo tanto si queremos crecer como seres humanos, y mantenernos en la mejora continua, debemos actuar como adultos responsables y asumir las consecuencias de nuestras acciones, declarándonos como únicos dueños de la elección que hemos hecho y también de su resultado. Dejemos de ser cómodos o de victimizarnos échandole la culpa a nuestra "mala suerte".

Estoy segura de que al tomar esta medida nos sentiremos más libres, nuestra carga se hará más ligera y estaremos listos para enfrentar lo que sea con actitud positiva.

Recuerda, tal y como dijo Albert Einstein: "Somos arquitectos de nuestro propio destino".

domingo, 4 de marzo de 2012

Tomar decisiones: Una misión posible

Te has puesto a pensar que todo lo que nos ha acontecido a lo largo de nuestra vida es producto de nuestras decisiones, sean estas buenas o malas?

Decidir una profesión, elegir una pareja, tomar una oferta laboral entre varias que se nos hayan presentado, y así, un sinnúmero de decisiones más nos han llevado al punto en que nos encontramos hoy.

Ahora bien, el proceso en sí de tomar una decisión, sobre todo si es de gran importancia y puede cambiar el curso de nuestra vida, es algo bastante complejo y difícil de llevar a cabo. Muchas veces nos vemos paralizados ante la  posibilidad de elegir un camino, quizá por miedo a diferentes cosas: al cambio, al que dirán, a lo desconocido o a no poder enfrentar las consecuencias de haber tomado una mala decisión.

Es verdad, decidir no es fácil, pero aún más difícil es quedarse de brazos cruzados y no hacer nada, para luego estarnos lamentando por lo que pudo haber sido y no fué. La vida está llena de riesgos y somos cada uno de nosotros los que tenemos el poder de elegir si asumimos esos riesgos o no.

Para tomar decisiones de forma adecuada debemos conocer bien la situación o problema sobre el cual debamos hacer una elección, analizar los pro y los contra de las posibles acciones a ejecutar, así como las consecuencias que podrían tener dichas acciones. Otra alternativa para elegir un camino es escuchar nuestro corazón. Quizá esa recomendación no suene muy técnica o profesional, pero he podido comprobar que el poder de nuestra intuición es muy grande.

Si tienes nuevos caminos que tomar, porque quieres cambiar alguna situación que estás viviendo hoy, la cual no es la que deseas, entonces analiza todo el contexto del caso, evalúa las repercusiones que estas decisiones puedan tener en tu vida, y si el riesgo vale la pena, da ese importante paso hacia un nuevo destino.

Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente.

domingo, 26 de febrero de 2012

Porqué tener dos caras si una es suficiente?

Me gustaría saber cual es la finalidad de tener dos o más caras en lugar de mostrar nuestro verdadero ser ante los demás. Que hay de malo en ser genuino, transparente, y enfrentar las cosas de forma directa en lugar de estar criticando o difamando a espaldas de los demás. 

Estará contenida en esa conducta alguna forma de cobardía o simplemente un deseo malsano de hacer daño a otras personas? Cuál es el objetivo o utilidad de la hipocresía en este mundo?

No tengo las respuestas a estas preguntas, pero cuando las consiga pueden tener por seguro que las compartiré por este medio.

Es tan hermoso expresar nuestros verdaderos sentimientos, hacer el bien, no criticar de forma dañina, ni juzgar sin conocer el trasfondo de las cosas o personas. Las personas sinceras son ampliamente aceptadas mientras que aquellas con doble cara no son toleradas por los demás. Es como si tuviéramos que echarnos repelente o algún producto similar para protegernos de semejante plaga y que sus comentarios ponzoñosos no nos afecten.

Procuremos siempre mostrar la única cara que trajimos desde nuestro nacimiento, en lugar de las fachadas que paulatinamente vamos construyendo a lo largo de nuestra vida, sabe Dios con que finalidad. Lo único que puedo decir es que esa actitud de falsedad e hipocresía no aporta nada positivo, y que prefiero ser apreciada y transparente, que falsa y que me echen repelente.

Y tú en que grupo quieres estar?



sábado, 11 de febrero de 2012

Haz lo que amas y serás feliz

He tomado prestada esta frase del maravilloso cantautor argentino Facundo Cabral, partido a destiempo, para darle el título a este artículo.

Es cierto que todo en la vida requiere de esfuerzo, sacrificio, disciplina, perseverancia y muchas cosas más. Pero también es cierto que cualquier carga se hace más ligera si amamos lo que hacemos. Cuando estamos haciendo algo por obligación o compromiso, hasta dar un paso cuesta, mientras que si nos sentimos plenamente identificados con nuestro oficio u ocupación, nos levantamos cada día con alegría y entusiasmo, porque sabemos que estamos dando un valor agregado a nuestra vida y a la sociedad.

Si has descubierto cual es tu verdadera pasión en la vida, ¿para qué sufrir haciendo cosas que realmente no te llenan como ser humano, cosas que no te hacen vibrar? A mi entender, pasarse la vida en eso es un verdadero desperdicio, cuando hay todo un mundo de posibilidades allá afuera, que te pueden llevar a ser un ser humano pleno y feliz.

¿Que aún no sabes lo que realmente quieres, o lo que te gusta de verdad hacer? Empieza a explorar, a hacerte un autoanálisis. Busca lecturas, videos, artículos al respecto, que te puedan ayudar a determinar que es lo que realmente te motiva y empieza a luchar por ello.

No le des larga si estás en una situación donde te sientes atrapado o frustrado, eso solo desgasta, deprime, y enferma. Como habrás escuchado por ahí, vinimos a este mundo a ser felices, no a sufrir.

Si te es de utilidad, pongo este ejemplo: mi profesión es la psicología, pero también amo la música, la escritura y las mascotas. Te imaginas que me vuelva Disc Jockey, bloggera profesional o ponga un refugio para perritos? Todo es posible!!!! Solo tienes que buscar lo que te mueve, y ponerte en acción para conseguirlo!!!!

No pierdas más tiempo y sal a hacer lo que amas y a ser Feliz!!!