miércoles, 11 de abril de 2012

El valor de la humildad

La humildad se puede definir como "conocer nuestras propias debilidades y limitaciones y actuar en consencuencia". Humildad también es aceptar que no somos perfectos, que somos humanos, capaces de cometer errores, y que vinimos a esta tierra a aprender de ellos, y de muchas otras fuentes. Debemos tener presente que no existe diferencia alguna en nosotros y que nadie es mejor que nadie, sino que cada quien tiene su valor, y todos tenemos nuestros aportes importantes que realizar.

A la ausencia de humildad, muchos llaman soberbia, prepotencia o arrogancia. Lo interesante sería descubrir que es lo que provoca que el ser humano incurra en semejantes anti-valores, para detrimento suyo y de quienes lo rodean. Una posición social adinerada? Un aspecto físico atractivo? Un intelecto envidiable para los demás?

Ninguno de estos aspectos tiene la suficiente validez para justificar semejante conducta. Nadie tiene el derecho de actuar con soberbia, pisoteando a los demás, haciéndoles sentir inferiores, o que ellos son mejores que nadie, con su ego inflado y sus ínfulas de super héroe de quinta categoría que ellos mismos se han otorgado.

¿Que sucede cuando estamos en contacto con gente sencilla y de actitud humilde? Nos sentimos tan bien que queremos tener contacto frecuente con esa persona, conversar animadamente, conocerla mejor, establecer una amistad sincera.

Caso contrario ocurre con las personas arrogantes y soberbias, con las que nadie quiere juntarse, a menos que sean personas de su misma especie, ya que solo así se pueden soportar.

Para mí, las personas carentes de humildad y autoconocimiento son como una enfermedad contagiosa a la que le quiero andar de lejos, y si por obligación debo acercarme, hacerlo con elementos protectores para que no se me pegue.

Que no se nos olvide que todo aquello que puede elevar nuestro ego: dinero, poder, belleza, etc. es pasajero, y al final del día a las personas se les recuerda por lo que fueron, no por lo que tuvieron.

"Cuando somos grandes en humildad, estamos más cerca de lo grande." Rabindranath Tagore




Se ha producido un error en este gadget.