viernes, 18 de septiembre de 2009

Historia de la Mariposa

Siempre me ha gustado coleccionar reflexiones, lecturas que me inspiren y motiven, pero sobre todo, me fascina compartir el mensaje con otras personas, pues uno nunca sabe cuales palabras le van a tocar el corazón a alguien, en el momento en que más lo necesite. En torno a esto, encontré un día esta bella reflexión que hoy publico, cuyo autor desconozco, pero que tiene un mensaje con el que muchos nos podemos identificar.

"Un hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevó a su casa para poder ver la a mariposa cuando saliera del capullo. Un día vio que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por abrirlo más grande y poder salir. El hombre vio que la mariposa forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber dejado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento.

Pareció que se había atascado. Entonces, el buen hombre decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del agujero para hacerlo más grande, de manera que la mariposa pudiera salir del capullo. Sin embargo, al salir ella, tenía un cuerpo muy hinchado y las alas pequeñas y dobladas. El hombre esperaba que las alas se desdoblarían y que el cuerpo se contraería al reducir lo hinchado que estaba, pero no sucedió ninguna de las dos situaciones y la mariposa solamente pudo arrastrarse en círculos, con su cuerpecito hinchado y las alas dobladas.

Nunca pudo llegar a volar. Lo que el hombre en su bondad no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo y la lucha requerida por la mariposa para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar. Obtener la libertad y poder volar era algo que solamente podía llegar después de la lucha.

Algunas veces lo que necesitamos en la vida es la lucha. Si pudiésemos progresar sin obstáculos, nos convertiríamos en inválidos, no podríamos crecer. Cuántas veces hemos querido tomar el camino más fácil para salir de dificultades, tratando de usar "tijeras" para recortar el esfuerzo que nos conducirá al éxito! Así como el oro es refinado con el fuego, sólo a través de nuestros esfuerzos y caídas saldremos fortalecidos."

En resumen, no podemos olvidar que crecer duele, y que es imposible obtener un éxito genuino y honesto sin antes haber superado obstáculos y haber tenido tropiezos, los que al final de cuentas son los grandes maestros de nuestras vidas.