viernes, 4 de septiembre de 2009

Una filosofía de la felicidad


Siempre es bueno terminar la semana con un mensaje ligero, pero positivo, para recuperar energías y a la vez alimentar nuestro espíritu, pues ya para estos días sale el cansancio de toda la actividad que tuvimos. Para cumplir con ese propósito, comparto un bello mensaje que recibí:


La felicidad es un camino y un estado. Amar, respirar, vivir. Observar cada amanecer de manera diferente. Generar paz y entusiasmo. Ver en cada segundo que pasa la oportunidad única y divina de ser mejor. Soñar y realizar. Mirar las estrellas con los pies plantados firmemente en la tierra. Tener Fé, que sea tan grande y firme que pueda mover los montes. Abrazar y besar. Descubrir que el más bello regalo que podemos dar y recibir somos nosotros mismos. Descubrir, vivir y disfrutar a plenitud de la maravillosa riqueza que todos llevamos dentro. Aprender a ver el orden divino en todos los seres y las cosas, que todo lo que nos acontece tiene una razón de ser. Aceptar la vida y las personas como son, ya que cada un@ simplemente es. Cultivar el espíritu y crear armonía en todo lugar y ocasión. Abrazar un árbol, caminar descalzo, contemplar el mar, admirarse de las grandes y pequeñas cosas que este bello mundo encierra, no perder nunca la capacidad de asombro. Mirar hacia dentro y eliminar las culpas, los pesares y los rencores, el camino hemos de recorrerlo ¨ligeros de equipaje¨.