miércoles, 28 de marzo de 2012

Vivir con alegría no tiene edad

La semana pasada, mientras esperaba mi turno en el salón de belleza, llegó una clienta. Era una señora de un poco más de 90 años. Lo que más me sorprendió de ella fue su independencia, su lucidez y sus ganas de vivir. Todo esto podría ser la envidia de muchos jóvenes de 20 o 30 años, que viven como zombies, con actitud apagada y sombría.

Al observar esta escena entendí que las ganas de vivir y la alegría no tienen edad, y que solo desaparecen cuando nuestro cuerpo deja el plano terrenal.

Lo que incrementó mi sorpresa fue cuando supe que esta señora tan mayor y de aspecto frágil era sobreviviente de unos 6 u 8 tipos de cáncer que habían atacado distintos órganos. No obstante a esto, con su actitud positiva y energía, logró sobreponerse a todo esto exitosamente.

Son casos como estos los que nos hacen reflexionar cuando nos sentimos abatidos por cualquier problema, y muchas veces por trivialidades o cosas sencillas que tienen solución. Si padecer cáncer en repetidas ocasiones no pudo derrumbar a esta señora, no podemos permitir que factores externos sin gran importancia empañen nuestra alegría de vivir.

La vida es una sola y hay que aprovecharla al máximo siendo felices a pesar de cualquier dificultad u obstáculo. Esa decisión está en nuestras manos!!!