miércoles, 21 de marzo de 2012

La fuerza que nos mueve

Muchas veces, cuando he atravesado por momentos difíciles, me he preguntado de donde se originan las fuerzas para continuar adelante y ser capaz hasta de sonreir y mantener mi sentido del humor. Esa fortaleza y resistencia puede venir de varias fuentes:

- Nuestra familia
- Nuestros amigos
- El sentido de responsabilidad hacia nuestros compromisos
- La orientación hacia el logro

Si bien algunos de esos factores que he citado son externos y cada uno de ellos juega un papel muy importante en nuestras vidas, hay uno interno muy fuerte, que podría decir que es el más influyente, al menos en mi caso. Se llama FE.

La Fe de saber que las cosas van a cambiar para bien, y que si hoy fue un mal día, mañana tenemos una nueva oportunidad de que sea un día mejor. Es eso que no puedes ver, pero que cada día, cuando llega la hora de despertarte, te dice "Levántate, y prepárate para recibir todo lo bueno que te espera".

No importa si practicas o no alguna religión. La Fe es un sentimiento universal, y gracias a ella es que salimos a luchar por nuestros objetivos cada día, aún cuando sentimos que hemos tocado fondo y que ya no nos quedan fuerzas. La Fe nos alimenta la esperanza, nos mantiene en pie ante cualquier adversidad, y gracias a ella podemos descubrir el inmenso poder que se esconde dentro de nosotros, y que debemos dejar salir para explotar nuestro máximo potencial.

Amigo lector, cuando sientas que estás a punto de tirar la toalla, busca dentro de tí, que es lo que te motiva a seguir adelante, levántate y sigue luchando hasta conquistar tus sueños. Nunca te rindas!!!