lunes, 26 de octubre de 2009

¿Cuál es tu compromiso de hoy?


Son muchas las personas que afirman casi bajo juramento, muchas veces, sólo otras veces ante los demás, que mañana se comprometerán a dejar un mal hábito o iniciarán el logro de una meta. Siempre colocando el futuro por delante, olvidándose lo impredecible de éste.

Cuando un estudiante dice que en el próximo examen trabajará para una calificación de A, habría que preguntarle porqué no trabaja para obtener esa ansiada calificación en el examen que tiene al frente. Los seres humanos nos pasamos una buena parte de la vida posponiendo cosas importantes por no hacer el firme compromiso de cambiar; ciertamente los cambios son difíciles, especialmente porque el ser humano es de hábitos y la rutina es unos de los puntos en que se apoya para vivir el día a día.

Por un momento piensa como realizas algunas cosas, como por ejemplo ponerte los zapatos, ¿cuál te pones primero?, la próxima vez, házlo diferente y observa lo que pasa.

Honrar un compromiso por sencillo que le parezca, eleva la estatura moral, primero ante sí mismo y luego ante los demás. Por ejemplo el no cumplimiento de los compromisos que hacen los políticos en campaña ha ido degradando no sólo el ejercicio de la política, sino que ha mermado la confianza en la democracia como sistema de gobierno.

Hoy comprométete con algo pequeño, pero cúmplelo; recuerda el proverbio chino que establece que una milla comienza con un paso. A continuación te damos el siguiente ejemplo: Si no tienes la costumbre de tomarte la cantidad de vasos de agua que se recomienda, haz ese compromiso y cúmplelo. Te sugiero que te pares frente a un espejo, respira profundo diez veces y señala con tu índice a esa persona que estás viendo en el espejo y dile: Yo creo en ti. Por tanto voy a confiar en lo que me prometiste.