viernes, 16 de octubre de 2009

La importancia de tener metas


El ser humano tiene que estar reinventándose de manera constante para poder subsistir de manera exitosa en este mundo tan cambiante. Como parte de esa reinvención tiene que estar permanentemente planteándose metas. Un individuo sin metas es como un barco a la deriva, sin rumbo fijo, que se pasa la vida navegando los mares sin llegar a ningún puerto.

Las metas, así como los sueños, son agentes motorizadores que nos impulsan a ser cada día mejores personas, a vencer nuestros miedos y nos obligan a enfrentar retos, así como a luchar contra nuestra propia naturaleza, con el propósito de poder alcanzar esos objetivos que nos hemos fijado.

Algunos aspectos importantes a la hora de fijarnos metas son los siguientes:
  1. Las metas deben ser realistas y establecidas por escrito

  2. Deben tener fechas concretas de realización, pues de lo contrario se convierten en una simple ilusión

  3. Deben constar de un plan de acción definido paso a paso, de forma que podamos monitorear nuestro progreso y hacer los correctivos de lugar si es necesario

  4. Debemos tener una actitud de disciplina y perseverancia para el logro de las mismas, pues de lo contrario, ante el primer contratiempo desistiremos

Habiendo tomado todo esto en cuenta, te invito a que nos planteemos una nueva meta cada día, que contribuya a nuestra evolución como seres humanos, nos mantenga oxigenados y llenos de vida y que a la vez sirva para dejar una huella positiva en las personas que nos rodean y en el resto del mundo, pues cuando tenemos algo por que luchar, afloran nuestras mejores cualidades como individuos.