miércoles, 22 de julio de 2009

El destino está en nuestras manos


Siempre me ha llamado la atención esa famosa frase de Albert Einstein: ¨Somos arquitectos de nuestro propio destino¨. Esto es así, porque muchas veces nos pasamos el tiempo echándole la culpa a los demás o a las circunstancias, de las cosas que nos suceden.

Pero en realidad, si nos sinceramos con nosotros mismos, podemos admitir que en realidad, la situación en que nos encontramos ahora es fruto de las decisiones que en algún momento hemos tomado.

El trabajo que tenemos, nuestra vida familiar, la calidad y cantidad de amigos con los cuales contamos, nuestras relaciones sentimentales...todo esto es fruto del camino que tomamos cuando se nos presentaron. Si tu decisión fue buena, es muy probable que te sientas a gusto como te encuentras ahora, pero si no fue así, entonces es casi seguro que le estarás echando la culpa al destino de tu mala suerte.

Si fuesemos un poco más responsables y tuviésemos el valor de admitir que simplemente nos equivocamos, tuviésemos una visión más clara para ver que otras alternativas pudimos haber explorado, y de que forma podemos enmendar nuestra mala elección y seguir adelante.
- Si no estás conforme con tu trabajo, busca otro.
- Si te sientes estancado profesionalmente, capacítate más.
- Si tus relaciones familiares no son favorables, conversa con ellos y busca la solución.
- Si tus amigos no te comprenden, o sientes que no son incondicionales contigo, pues empieza a buscar otro grupo con el que sientas más afinidad y confianza.
- Si tu relación sentimental no funciona, y ya has agotado todos los recursos posibles, entonces sal de ahí.

Si tenemos la posibilidad en nuestras manos de construir un mejor destino, feliz y próspero, ¿para que perder el tiempo quejándonos? No busques culpables, busca soluciones...créeme, ahorrarás tiempo y te amargarás menos...pero hazlo ahora, para que luego no te lamentes de lo que pudiste haber hecho o cambiado, y no lo hiciste, simplemente por que no asumiste la responsabilidad de decir: ¨Me equivoqué¨.

Se el arquitecto de tu propio destino HOY!